23 sept. 2016

SUEÑOS OLVIDADOS

...O JAMÁS SOÑADOS

Ahora recuerdo el tiempo 
pasado, 
aquellos nuestros sueños 
que un día soñamos. 
Si, aquellos sueños; 
que un día nos contamos,
que esperábamos verlos
un día realizados.

Sí, ahora recuerdo
los sueños soñados, 
nuestros lindos sueños 
que ya olvidamos.

Recuerdo aquel tiempo 
en que tú y yo hablamos 
de hacer realidad 
los sueños soñados.

Pero pasó el tiempo 
y aquellos sueños 
fueron tan sólo;
sueños olvidados.

¿Qué nos pasó? 
¿Por qué los olvidamos?
¿Fue quizás mí culpa, 
haberlos olvidados?

Lo sigo pensando 
y respuestas yo,
yo no he encontrado.

La lluvia caía, 
se nos fue el verano
y yo te sigo buscando 
por donde un día andamos.
Mas nunca te he hallado.

Yo recorro el parque 
donde paseábamos, 
y me siento y espero 
en aquel nuestro banco. 
Hoy; solitario y triste, 
hoy sucio y callado.

Ya no hay ningún nido 
en el viejo árbol 
donde una tarde escribimos
nuestras iniciales 
en un corazón grabado.

Hoy tan solo pienso
que tú y yo jamás 
los sueños soñamos. 


20 sept. 2016

VEINTE DE SEPTIEMBRE...



...HACE YA UN AÑO.
Las golondrinas partieron 
cuando el verano se fue.
Cruzaron el ancho mar 
y en primavera volver.
Y tú te fuiste con ellas 
para nunca regresar
te fuiste con mucha pena
siempre mirando hacia atrás.

Hoy he vistos los senderos 
llorando desconsolados
y a los jilgueros callados
en los espinos posados
y hasta el polvo del camino, 
está distinto y cansado
permanece adormecido
aunque tú pases al lado.

He mirado hacia lo alto 
de las lomas y los montes
buscando tu silueta
tu sombrero de algodón 
con sus alas lacias y quietas
tu camiseta sin mangas 
y tu barba casi nívea. 

Por el camino encontré
un algarrobo muy lacio
se marchitó esperando
volver a verte pasar
y tú fuiste demorando 
volver a pedalear.

He seguido los senderos
que en su día caminamos
y pregunté yo por ti; 
a las piedras del camino, 
al pino inhiesto y anciano, 
y al cambrón con sus espinas 
que se encontraba al lado.
Pregunté; si te habían visto.
Mas, ninguno ha contestado.

Te busqué por todas partes, 
de ti noticias no tuve,
te llamé para encontrarte 
y nunca me respondiste.
Tú que siempre me esperaste 
aunque yo nunca lo dije,
tú siempre a mi lado fuiste.

Volví muy triste al sendero 
y aunque por ti pregunté
nunca respuesta hallé
ni vi tu rastro en el suelo
por mucho que lo busqué 
y lo busqué con anhelo.

Tú solo a mí me dejaste, 
tú partiste hacia el cielo
para nunca más volver 
aunque yo a ti te llamase,  
mil y una vez te llamé 
y nunca respuesta encontré
de ti por ninguna parte.

Era un veinte de septiembre,
con él se fue el verano
y con él, también tú partiste
y nos dejaste muy tristes, 
muy solos y muy apenados.
Y aunque a ti, te buscamos
nunca jamás tú volviste.

Ahora caminó contigo, 
contigo en mis pensamientos
cuando voy por los caminos
que antaño juntos corrimos, 
yo me acuerdo y yo recuerdo 
que tú venias conmigo 
y era todo; como un sueño.

Te fuiste, sé que te fuiste; 
mas nunca tú te has marchado 
que cada día tú vienes 
por el sendero a mi lado.

Y yo espero que tú vuelvas, 
que vuelvas tú cada año,
como vuelven golondrinas 
para pasar el verano.
Sí el verano te llevó 
lejos de mí entre sus brazos, 
el verano te traerá 
de nuevo en su regazo.