11 feb. 2010

RUISEÑOR HERIDO

HERIDO DE AMOR

Soy yo ese ruiseñor
que vive en la ribera,
que canta antes del alba
en las densas zarzaleñas
acompañando al agua
para llamar a la aurora.

Soy yo ese roncal
que pasa noches enteras
cantando en tu ventana
velando para que duermas.

Y me gustaría ser;
calandria en los páramos,
despertador de auroras
con mí trinar melodioso
dar la bienvenida al sol
y alegrar las sementeras.

Pero soy yo, como el cuco
que ocupa casas ajenas,
pues vive el pobre tan solo,
solo que nadie lo espera
y para no estar tan triste
invade moradas ajenas
en ellas tiene su nido
hasta que de allí lo arrojan.

Soy pajarillo viajero,
que no sabe dónde vuela,
pues he perdido mis vientos,
confundo fríos inviernos
con alegres primaveras.

Estoy tan solo, tan solo
que paso noches enteras
cantando desconsolado
a la luna y las estrellas.

Pobre ruiseñor sedentario
que en la soledad se entronca,
que ve pasar los otoños
soñando con primaveras.

Está tan solo, tan solo
que habita en la arboleda
que ya perdió su vestido
cuando el verano se fuera
y él permanece impasible
sin darse cuenta siquiera.

Y en las noches tenebrosas
cuando el Norte lo azota
él canta su dulce trino
esperando que el día venga,
mientras sueña que lo quieran.

Soy un pajarillo errante
pero mis alas no vuelan
paso los días esperando
a un amor imposible
trinando por las riberas.


No hay comentarios: