14 mar. 2010

AUSENCIA DE INSPIRACIÓN

 
MI MUSA ESQUIVA
Mi musa llego un día a mi puerta y llamo, llamo y, llamo, mas nadie salió a abrirá.
Mi musa cansada de llamar, se sentó en un peldaño de la escalera y esperó, esperó y, esperó a que yo, de mi casa saliera.
Ya muy tarde, cuando hacía tiempo que había anochecido, salí de mi casa y vi a mi musa sentada en las escaleras.
La musa al verme, se levantó y se dirigió hacia mí con la intención de hablarme.
Pero yo, con la palma de mi mano derecha extendida hacia ella, la pare, al mismo tiempo que la decía; Perdona, pero no puedo atenderte, tengo mucha prisa y seguí bajando corriendo las escaleras hacia la calle mientras mi musa se volvía a sentar para esperar pacientemente mi vuelta a casa.
Era ya madrugada y el alba empezaba a asomar por encima de los tejados, cuando de nuevo volví yo a mi casa, después de pasar toda la noche fuera. Al salir del ascensor vi a mi musa dormida sentada en el peldaño de la escalera con la cabeza recostada sobre un barrote de la balaustrada.
Al verla de esta manera, retuve la puerta del ascensor para que no hiciese ruido y sigilosamente abrí la puerta de mi morada y de la misma forma, la cerré para que mi musa no se despertase. En honor a la verdad debo decir, que no lo hice para no molestarla y sí, para que siguiese durmiendo y que no se despertase y me importunase otra vez queriendo hablar conmigo. Yo estaba cansado de pasar la noche de juerga con los amigos y no estaba para recibir sermones ni consejos de musas ni de nadie.
Al día siguiente, al salir de nuevo a la calle me sentí aliviado al ver, que mi musa se había marchado y tal vez se hubiese ido para siempre, cansada de esperarme, como así ha sucedido.
Que ignorante y desagradecido fui, ahora lloro su ausencia y me desespero por no poder encontrar a mi musa para pedirla perdón y rogarla que vuelva a mi lado para siempre.
Como bien decía un escritor o pintor famoso. Yo por si acaso, si de nuevo un día mí musa regresa a mi lado, que me encuentre escribiendo. Por lo tanto, los sufrientes que pasáis por este blog de vez en cuando me seguiréis sufriendo y aguantando y por ello también a vosotros, quiero pediros perdón por mi torpeza y cabezonería.

A MI MUSA.

Dónde estás musa mía,
que aunque te busco
yo no te encuentro
y aunque en las noches te sueño,
tú esquivas mi presencia
y no acudes al encuentro.

Te busco y me desespero,
pues nunca estas donde creo,
mas yo sin ti; escribir no puedo.
Soy esa fuente que un día,
a beber, de su agua acudían
y ahora; se encuentra, seca y vacía,
solitaria y por las zarzas escondida.
Sin ti, soy yo ese sendero,
que un día fuera paseo
de jóvenes enamorados
y hoy está; solitario y olvidado.
Soy, esa tierra esquilmada
por el abuso de abonos
y por ser, sobreexplotada,
que aunque me aren y me rieguen
y con cariño me siembren
en mí ya no crece nada.

Sin ti mi musa añorada,
soy esa flor del desierto
que florece en madrugada
y al momento está agostada
y por nadie es admirada.

Por qué me has abandonado
sabiendo que yo te quiero
y sin ti me desespero.
¡Vuelve a mí, mi musa mía
que yo impaciente te espero!




No hay comentarios: