30 abr. 2010

LA LUNA NIÑA

PRIMER AMOR. (La Luna niña)

Por las corrientes de un río
que va saltando y cantando
entre los cantos y riscos
baja sin prisa jugando,
con la brisa y con el agua,
con los juncos, con los charcos…
Baja; La Luna Niña cantando.

Trae un camisón de seda
con filigranas bordado
sobre su cuerpo de niña
sobre su piel de alabastro
cuerpo de niña muy puro,
blanco, blanco, blanco…

La Luna Niña jugaba,
con las truchas y con los barbos
y en los mimbres de la orilla
guarda sus lindos zapatos.

En un remanso del río
sobre una roca sentado
hay un muchacho pescando,
es tan bello el efebo
que la luna aunque niña
del joven se ha prendado.

La Luna Niña embelesada
se le ha quedado mirando,
y el fulgor de su cuerpo
el agua ha iluminado
y los peces se asustaron.

La Luna Niña, prendada
del joven que está pescando
mira y mira y remira;
extasiada al muchacho.

El joven cuando la vio,
reflejada en el charco
el charco quedo vació,
los peces se refugiaron
y él, para que se fuera
piedras arroja al lago.

La Luna Niña se fue. Se fue,
se fue, río abajo llorando,
el joven siguió impasible
en aquel charco pescando.

La luna siguió el curso del río
y ya en el curso más bajo,
donde se remansa el agua,
donde hay profundos charcos,
se despojó de sus ropas
mostró su piel a los astros
y jugó como una niña
en el agua; chapoteando.

La Luna Niña reía, reía,
todo se le había olvidado
y la encontró la mañana,
jugando con las libélulas
de junco a junco volando.

En un charco más arriba
hay un joven pescando
que no recuerda a la luna,
La Luna Niña pasando.

No hay comentarios: