16 abr. 2010

A LA NOCHE INSEGURA.

LA NOCHE QUE NO TENÍA CLARO, SI ERA NOCHE.

La noche se cubre de penumbra,
de soledad el espacio impenitente,
mientras la brisa camina
buscando, jugando corre,
y va corriendo su suerte
por esas calles desiertas
donde se muestran ausentes
las luces de la farolas
que alumbran indiferentes.

En las noches en su penumbra
va caminado el presente,
se escucha el cantar del cárabo
y vuelo del subconsciente.
En esas noches tan negras
se oye gritar al silencio,
mientras maldice su suerte.

¿Dónde estás noche callada?
¿Dónde estás, que no te sientes?
¿Por qué tú noche te escondes?
¿Por qué en ti las tinieblas?
¡Por qué? la oscuridad permanece.
Si eres tan bella tú; noche,
con tus estrellas rilando,
con tu silencio hablando,
con tu brisa caminando,
las calles que están jugando,
con las aceras de enfrente,
mientras tiemblan;
de emoción y de alegría
las hojas del viejo roble
que al viento se están tornando
para que las acaricie.

Las ventanas están cerradas
guardando sueños inocentes,
y en sus azogues dormidos
ya no se miran las damas
que rilando se estremecen
viéndose engalanadas,
engalanadas, ufanas,
tan bellas, resplandecientes...

Y los cometas errantes
que por tu cielo se pierden
se dejaron olvidada
su cola de mil colores
en tu cielo, para siempre.

Y las sombra de tu espacio que,
que los luceros absorben
ven como pasan las horas
en el reloj de la torre.

¿Por qué tu noche te callas?
¿Por qué tu noche te escondes?
¿Por qué dejas que el silencio
y la oscuridad te llenen?

Deja que pase el tiempo
con su andar indiferente,
que en la esfera de un reloj,
que está colgado en la torre
se sienta el pasar del tiempo
de una noche que es alegre.

Deja, que la brisa de la ribera
baile, con las hojas de los robles
y se cuele por el quicio
de las puertas de los pobres,
esas puertas que no cierran
pues nada guardan que roben.
Y que el aire con su aroma
vele los sueños felices
y el dormir de los que sueñen.

Si tú noche no te escondes,
si tú reloj da las horas
desde lo alto en la torre,
si la brisa es juguetona
y trae aromas del monte,
y juega; en las calles vacías,
y las llena de alegría
y el silencio se divierte.
No habrá más mañanas frías
ni noches que no sean alegres.

Las mañanas serán claras,
los sueños serán alegres
y los niños dormirán
tranquilos y sin temores,
Y la moza casadera
esperara impaciente
que se acerque a su ventana
de geranios y claveles,
el mozo que ella quiere.
Pues la noche, será noche
y noche, siempre alegre.

Noche si en ti hay
oscuridad permanente:
y la brisa no refresca,
y las estrellas se duermen
y no cruzan por tus cielos
los cometas con su hopo reluciente,
y el lucero del alba
las madrugadas no quiere
y aquel gato que maullaba,
al frío viento del Norte,
hace tiempo no maúlla,
pues su viento ya no viene.

Tú noche, eres silencio,
Tú noche, eres cerradas,
tu noches siempre será:
Será, solamente eso;
Noche, noche, noche...

No hay comentarios: