21 may. 2010

CAMINOS, OLIVARES , GITANOS...

GITANO

Un camino entre olivares verdes,
negros de estrellas radiantes,
brisas que bailan al son
de los gitanos y el cante.

Hay en los senderos, polvos viejos,
que sueñan con abrazarte
que cuentan viejas historias
llenas de amores y sangres.
Polvos viejos, en caminos viejos,
y en los senderos de antes.
Polvos que están impacientes,
esperando a que tú pases.
Caminos llenos de barros
que pronto polvo se hacen
que sueñan con el rocío
[de la mañana]
y las brisas de las tardes.

Olivares cenicientos;
grandes,
se extienden por la solana
de las faldas de los montes
entre montañas y valles.
El olivar reverdece
con la luz de un sol nace
y halo de la alborada.

Un sendero que camina
polvoriento de miradas
en las tardes calurosas
donde la canícula flama.
Olivares verdes, grisáceos
donde el estornino canta
y los jilgueros canoros
anidan entre sus ramas.

Por el polvoroso camino
va un gitano a caballo,
caballo de negras crines,
caballo de tranco largo.
Caballo, que manotea al viento,
queriendo cazar el tiempo
que corriendo se le escapa.
El tiempo corre si pausa
entre las patas del bruto
delante de sus zancadas.

Lleva espuelas de plata
que resplandecen al alba
con los rayos de la luna,
con la luz de la mañana.
Botas de cuero azabache,
camisa de nieve blanca,
una mimbre muy temblona
en la ribera cortada.
Lleva las riendas muy tensa
para gobernar su jaca
y su mirada muy seria
una sombra la traspasa.

Gitano de la vega granadina,
gitano de la Vega de Granada.
Gitano; aquel;
a quien Lorca lo cantara.

No hay comentarios: