20 sept. 2010

ESPERO SOÑAR DESPIERTO

ESPERO SOÑAR DESPIERTO ANTES DE QUE LLEGUE EL ALBA

Espero soñar despierto antes de que llegue el alba,
cuando la luna muy sola abandone su morada,
cuando entre las montañas se vea la luz del sol
que nos trae un nuevo día y una nueva mañana.

Espero soñar despierto antes de que llegue el alba.

Me levanto con desgana y miro por mi ventana
para oír al ruiseñor cantando sobre su rama,
que se mece con la brisa fresca de la mañana.
Y miro al horizonte donde solo hay montañas
donde tiene su retiro el buitre, el ciervo, el águila…
donde las nieblas y las nubes hacen que nazcan las aguas.
Y oigo cantar y reír a la corriente que de la montaña baja,
canta, con esa melancolía de alegría, de serenidad y calma.
Canta el agua de mi río saltando entre peñascos y barrancas,
es el agua cristalina, fresca, alegre del deshielo en la montaña.

Espero soñar despierto antes de que llegue el alba.

Y escucho como lloran las canales
desde mi cálida cama,
lloran todas a un tiempo
sin saber por lo que lloran,
sin tener pena en su alma.
Y oigo graznar las chovas
posadas sobre las ramas
de los olmos desnudos de la ribera
ellos, que impacientes esperan,
la primavera que tarda.
Y oigo el viento del Norte
como llama a mi ventana
para que le deje entrar
y recorrer las estancias.
Y en silencio,
sin hacer ruido,
callada, lenta y tarda
contemplo caer la nieve
lentamente, muy pausada
va cubriendo todo, todo
con una manta muy blanca,
va pintando el horizonte
con su pintura tan blanca
que tapa las impurezas
y el pecado de las almas.

Espero soñar despierto antes de que llegue el alba.

Oigo cantar al jilguero
y a la alondra en las mañanas
y caer la lluvia muy fina.
Es; la primavera que llama.
Veo que en los prados verdes
florecen las flores blancas
y los olmos de la ribera
que tienen hojas en sus ramas,
en los montes ya se ve
el morado del tomillo
y el blancor que da las jaras.

Oigo cantar los jilgueros y las alondras en las mañana
ha llegado sin saberlo,
la primavera esperada.
Las montañas poco a poco
van recogiendo su manta
y los ríos muy alegres
se desperezan con calma.

Espero soñar despierto antes de que llegue el alba.

Sin darme cuenta he visto
que las noches se acortaban,
que los días son más largos,
que escasean las lluvias,
que los frutos maduraban.
Es el estío que hace que la tierra sea fructífera,
que el sol tenga, casi eternas sus jornadas.

Espero soñar despierto antes de que llegue el alba.

Al mirar por mi ventana he visto esta mañana
que los chopos en la ribera han cambiado sus sayas.
Van cambiado su verde por el oro y el escarlata,
es que ha llegado el otoño,
estación que a mí me encanta.
El otoño melancólico
que trae armonía a mi alma
y llena el horizonte de belleza,
de música, de nostalgia...
El otoño es la estación del poeta
que llena el corazón
de melancolía y pasión,
de tristeza y de nostalgia.

No hay comentarios: