6 ene. 2011

PAISAJE EXTREMEÑO

Miro al cielo en la alborada
contemplo la oscuridad que se escapa,
y entre penachos de nubes
se abre paso otra mañana.
Las nubes se desperezan
y despiertan las montañas,
la vida aún dormida
su melodía acompasa
para adaptarse al día
que asoma entre montañas.

Allá en el soto del bosque
entre tomillos y jaras
ya enmudeció el ruiseñor
y es la alondra la que canta.
Cerca muy cerca de ellos
un
arroyuelo que canta
oculto, entre tamujas y zarzas,
va acompañado de árboles
que tienen desnudas ramas.
 

Canta el agua en su camino,
va buscando nuevas aguas.
El agua del
arroyuelo

ríe mientras se desplaza
saltando entre las peñas
y amansan sus claras aguas
cuando llega a un azud

para ver volar libélulas

y oír croar a las ranas.

Hay un verde olivar
con sus ramas adornadas
con perlas negras brillantes,
algunas verdes; otras, incluso moradas.
Se alinean los olivos
cual ejército en la parada.
 

En las dehesas bastas pardas
las encinas son las reinas
campan siempre a sus anchas.
Las encinas majestuosas,
serenas, bellas, adustas,
impertérritas, sensatas...

En las besanas los trigos
se mecen como los juncos y las cañas,
con las brisas del ocaso
y de la aurora temprana.
 

Juega la brisa con la mieses
antes de que el sol aplana.
 

Los montes esos montes regios
se visten de con oro y plata,
son el reino de la caza
y su vigía es el águila.
 

Montes;donde brota alegre el agua.

Las riberas de tus ríos
fértiles vegas sembradas
cambian el oro del cereal
por el verde de la huerta,
verde color de esperanza.

Pueblos blancos y pequeños
por campos se desparraman
y sus caseríos humildes
al cielo miran con calma
esperando tiempos nuevos
que les traigan la ilusión
por el vivir el mañana.



No hay comentarios: