19 jun. 2008

LA OTRA ROSA.

LA OTRA ROSA.

En un jardín apartado,
donde el silencio habita
hay un rosal escondido
de las miradas lascivas.
En ese lindo jardín;
una rosa se sentía
muy sola y desamparada,
a la vera de un diáfano estanque;
donde una fuente cantaba.
La rosa se ocultaba
tras las hojas del rosal,
del rosal que en él estaba.
No quería que la viese
si el jardinero pasaba.
La rosa; se veía muy distinta
de las otras sus hermanas.
Mientras ella era amarilla
las otras eran rosas rojas,
negras, asalmonadas...
Ella tenía envidia
de sus bonitas hermanas.
Las veía tan hermosas,
abiertas, tan bien formadas.
Las veía tan alegres,
tan bellas y tan ufanas.
Ellas se creían las reinas
del jardín, de la fuente
y de las frondosas ramas.
Mientras ella era pequeña.
Pequeña y bien formada.
Ella era tan sensible,
tan dulce y tan delicada.
sus pétalos eran suaves,
que los ofendía el alba.
Sus vestidos terciopelos
envueltos en sutil gasas.
Ella miraba a las otras;
sintiendo envidia sana.
El jardinero pasaba
un día, y otro día delante
de aquel rosal que él un día injertara.
Y miraba, y miraba.
observaba el tallo aquel;
aquel que un día encintara.
Cuando descubrió su rosa
escondida entre las hojas,
rodeadas por espinas
y oculta entre las ramas.
Para ella hizo un altar
y encima puso un ara.
La mimó y la cuidó
con su aroma le embriagaba
cada tarde la regó,
y no le faltó a la rosa el abono
ni mimos echó ella nunca en falta.
Esa rosa era su amor.
Era su hija del alma.
La creo para su esposa,
para la mujer amada.
La creo con tanto mimo
a su imagen y semejanza
Por eso ella fue,
una rosa tan distinta
de las otras del rosal;
Fue; Su Reina adorada.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

He dado con este blog por pura casualidad, preciosa la poesía, mis mas sinceras felicitaciones...
Espero que sigas escribiendo tan bonito...
Saludos..
Luz..

Antonio Rodríguez dijo...

Gracias Luz por tus palabras tan bonitas. Palabras de anímo que a los que opositamos a ensartadores de palabras, nos ayuda a seguir en nuestro afan. Como habras podido comprobar yo también soy extremeño.
Un abrazo.Y de nuevo. Gracias.