17 oct. 2012

EL RELOJ DE LA VIDA

CONTEMPLO LA META FINAL.

El tiempo pasa lentamente, mas nunca se detiene, 
la vida pasa despacio o deprisa, según nos conviene, 
pero tampoco se detiene. 

Algunos la ven pasar mirando impasibles a través 
de los cristales de un ventanal, 
otros ni si quiera se detienen para observarla.
Mas el reloj de la vida sigue caminando, sigue su marcha.

Yo personalmente he vivido la vida muy deprisa, 
pues pienso que la vida es muy corta 
y la vida es un momento que no podemos derrochar. 
La vida, el tiempo, el tiempo, la vida,
ambos nos lo dan, y no lo podemos malgastar.

Después del paso del tiempo cuando todo te da igual, 
cuando soñar por las noches ya nunca será soñar, 
cuando te miras al espejo y todo a ti te da igual, 
no sientas jamás tristeza, nunca mires hacia atrás 
que aquellos tiempos pasados, ya nunca más volverán 
y si fueron tiempos buenos, otros mejores;
seguro que llegaran.

Cuando con el pasar de los tiempos, las horas no cuentan ya, 
cuando los años son meses y los días qué más da, 
cuando no pasa el verano y entramos en Navidad. 
Cuando soñar no es futuro, es más bien un delirar 
cuando las ilusiones son otras y se mira hacia atrás. 
No sientas penas ni nostalgias 
que los tiempos que se fueron; ya no están.

Cuando las noches son largas y los días en un suspiro se van, 
cuando las sombras del tiempo el futuro nublan ya, 
cuando te sientas al sol y no tienes en que pensar, 
porque el lejano horizonte lo alcanzas tú sin andar. 
Cuando tocas tú el cielo aunque sea a tu pesar,
y ya no haces proyectos a largo plazo, 
ni tienes una meta que alcanzar, 
solo mira hacia delante y vive, 
vive el instante, sin más.

 Cuando los días del otoño el invierno anuncia ya, 
cuando se pasan los días y tú cuenta no te das, 
cuando te acuerdas del ayer y el hoy,
te se olvida sin más. Recuerda amigo mío; 
que la vida que has vivido ha sido una realidad.

Cuando tú de la aurora contemples cada día su despertar, 
cuando las noches son eternas y los días en un suspiro se van. 
Deja los planes para los jóvenes vive el momento, 
como si fuese el final.
 
Hay que saber, saber siempre;
que lugar has de ocupar.

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

HOLA QUERIDO AMIGO:
HE ESTADO NAVEGANDO POR TUS POESÍAS, POR TU MUNDO Y NO SE, NO HABÍA ENCONTRADO ESTE MARAVILLOSO POEMA.
ME REMONTÓ AL DÍA QUE POR PRIMERA VEZ LEÍ ALGO TUYO. COMO EN ESE ENTONCES, AFLORARON TODOS MIS SENTIMIENTOS Y ME HICIERON LLORAR. ERES UN MAGO DEL ALMA. FELICITACIONES. RODRI.
UN GRAN ABRAZO, DE TU AMIGA EVA