23 ene. 2015

BUSCANDO AMOR


MI PASADO Y MI FUTURO
I.
En esas noches de insomnio 
en que todo me da vuelta 
en que las horas son largas 
y las noches casi eternas. 
En esas noches de insomnio 
yo pienso en un pasado que es historia,
un tiempo que no tiene ya remedio.
Lo pasado; pasado queda. 
Y en un futuro cercano 
que está a la puerta llamando 
y siempre llega a su hora,
aunque no se esté esperando.

En esas noches de insomnio,
hago repaso a mi vida 
a mis errores y mis logros 
a lo que pudo haber sido
y no lo fue; y nunca ha sido.
Ha sido lo que ha sido 
y lo que debió de ser, 
nunca fue acometido.

También pienso en mi futuro 
ese que llama a mi puerta 
que está queriendo entrar, 
entrando por esa puerta
que se abre cada mañana
cuando el sol se asoma ella.

¿Qué hare yo de mi vida? 
¿Qué camino he de tomar?
Son dudas, solo son dudas 
que debo de subsanar 
y más pronto que tarde 
una decisión yo, he de tomar.

Ese repaso a mi vida 
no me dejo muy contento, 
fui de fracaso en fracaso 
dando traspiés y tropiezos.
Las decisiones tomadas
nunca fueron un acierto, 
mi vida hasta el momento 
fue un propio desconcierto.
De ello no, no, no estoy yo 
nada contento.

De mi futuro cercano,
debo de ser más concreto,
en lo que a mí se refiere, 
mi vida no es un misterio.

Trabajo, si yo trabajo 
y en él me siento contento, 
por la parte material mi pasado 
y mi futuro es diáfano y concreto.

En los temas de amor, 
de ese amor traicionero 
os lo tengo que debo contar 
pues yo no tengo secretos.

Saber que quise una vez 
con un amor, apasionado y sincero 
y creo que fui muy feliz 
al menos yo si lo creo.
Fui feliz hasta aquel día 
ese día tan fatal 
que me dejaste sin más
y te fuistes a otro lugar
buscando caricias ajenas,
besos lejos del hogar.

Intente una y mil veces preguntarte,
¿En qué había fallado?
Y mil veces respondiste
que lo nuestro había acabado.

Ya han pasado muchos días, 
muchas noches desveladas 
y nunca jamás encontré 
la razón de que marcharas.

 II.
Esta tarde te he conocido,
se cruzaron nuestras miradas,
tu ojos me dijeron sí;
tu sonrisa a mí me hablaba. 
Tu mirada es serena 
de mujer llena de vida
tu futuro y mi futuro 
tienen la misma salida.
Creo que tú eres y serás 
la guía del resto de mi vida.

Espero con ansiedad 
que llegue pronto mañana 
para volverte a mirar 
desde el jardín de mi casa, 
verte a ti pasear 
por el parque y la alameda 
y sentarte en la pradera
y bañarte en mi playa 
y tumbarte en la arena
y cuando tenga el valor, 
ese valor que deseo, valor
que es algo que a mí me falta 
para poder hablarte y decirte,
que me enamoré de ti 
con tan solo yo mirarte 
el día en que yo te vi.

Decirte lo que deseo de ti, 
decirte aunque solo sea,
tan solo con la mirada,
tan solo con yo mirarte
mirarte a tus ojos y a tu cara.
Decirte que deseo despertarme 
contigo junto en mi cama 
hoy, mañana y siempre,
cada día, cada mes, cada semana...

Decirte que mi futuro tiene
un diáfano horizonte si tú
lo vives conmigo 
hoy, mañana y siempre.


No hay comentarios: