19 feb. 2015

QUÉ DIFICIL...

 ... ES OLVIDAR.


Que duros son los adioses 
cuando uno no es el mismo,
Cuando al que dices adiós 
siempre estará contigo.

Difícil es; decir adiós 
a algo que tú has querido
y aunque la unión se termine 
siempre quedará contigo
el estigma;
de los momentos vividos. 

Qué difícil es corregir 
un capítulo en nuestras vidas,
donde dije ayer que sí, 
hoy la respuesta es distinta.

Difícil es caminar 
por otras sendas perdidas,
otras sendas distintas 
a las que tú has marcado
en el navegador de tu vida.

Qué difícil es recordar 
nuestra vida ya vivida,
recordar la vida que ya vivimos 
con la persona querida,
y que hoy, mañana y siempre 
él no estará más, 
dentro de nuestra vida.

Esa persona ya está muy lejos 
y que tiene otra vida muy distinta.

Difícil es olvidar los momentos 
que a uno jamás se le olvidan.
Nos inventamos lo sueños 
que pretendemos soñar,
sueños en los que soñaremos 
con amar; toda una eternidad.

Pero amar es muy difícil 
y podemos, o nos pueden defraudar
y por ello es; tan difícil amar 
y mucho más pretender, 
a ese amor olvidar.  

Qué difícil es olvidar, 
cuando uno no quiere, ni puede
esos recuerdos olvidar.

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

Hola mi querido amigo:

¡Preciosa poesía! Como siempre, aprendo de ti algo y ese algo, es ¡maravilloso!

Con tu poesía, miro los acontecimientos de la vida desde puntos distintos, diferentes.

Son hermosas, reales y llenas de dulzura, de magia y lindos sentimientos.

Un abrazo, de tu amiga, Eva