28 dic. 2015

HECHICERO DE LOS CORAZONES ROTOS



HECHICERO
Fui tras de ti recogiendo 
pedazos de tu roto corazón, 
que tú ibas derramando 
cual las notas 
de una muy triste canción.

Tu corazón desgarrado 
por un amor mentiroso 
adornado con unas lindas palabras, 
que en dolor se tornaron.

Mil promesas incumplidas, 
mil caricias bien fingidas, 
mil mentiras bendecidas 
por las miradas de amor, 
mil palabras solo dichas con la boca, 
nunca con el corazón, 
mil gestos de amor fingidos 
que enmascaraban verdades 
de mil amores prohibido 
y de muchas falsedades.
Cohechos que envuelven 
a los verdaderos hechos.

Fui recogiendo los trozos 
de tu corazón destrozado, 
y los fui recomponiendo 
con caricias y con halagos, 
con palabras y con gestos 
buenos, sinceros y honrados.

Mas me mantuve en silencio 
siempre en segundo plano 
esperando ese momento 
que tú; me vieras a tu lado,
como un hombre que lo soy 
y no como el hechicero
que restaña tus heridas
y recompone tu ego.

Fui el hombro en el que lloraste, 
el paño en el que enjuagaste 
las mil lágrimas derramadas. 
Fui para ti, el estandarte 
que siempre va en vanguardia
de tus mil y un desengaño
y de tus; infinitas batallas.

Cuando tu corazón dejo de sangrar 
y recobró la paz y la calma, 
volviste a la vida tú sin más 
sin reparar nunca en nada
y sin mirar hacia atrás.

Yo sigo aquí esperando 
a que quizás tú mañana 
vuelvas con otro desengaño 
y con la pena en tu alma.

Mañana si, quizás mañana 
tenga que volver a vendar 
tus heridas de batalla, 
a colmarte de palabras de consuelo 
de caricias y desvelos, 
a mirar por mi ventana, 
y ver, como se escapa mi vida 
y tú, tú a mí, tú miras, 
y no ves en mi nada, nada,
ni tampoco en mi mirada
ves nada que a ti te diga 
que te amo con el alma 
y por ello eres tú, dueña 
de mi vida y de mi alma.

No hay comentarios: