30 jul. 2016

LLUVIA...

... DE VERANO.
La tarde estaba radiante
con el sol sobre su carro
con sus caballos de fuego
que lo están arrastrando
recorriendo el amplio cielo.

Tras los montes más altos,
se asoman altos castillos,
penachos de algodones 
con sus torreones negros 
que los montes hacen pequeños 
y oscureciendo el cielo.

El ambiente es de sofoco
se escucha;
el respirar de los pájaros 
y a una tórtola solitaria arrulla 
en la rama de un manzano.

Los montes de alrededor
se cubrieron con su manto
y tras esas densas nubes 
su verdor, se ha vuelto grisáceo.

Una lluvia fina, fina
va vistiendo de charol
el negro y sucio asfalto
y las gentes van corriendo,
van desaguando los charcos.
La lluvia, el ambiente 
ha refrescado

En el parque bajo la copa 
de un olmo,
los novios se han cobijado 
y aprovechan para besarse
y agarrase de la mano,
mientras el tul de la lluvia
su amor nos va velando.

La lluvia cae lentamente,
esa lluvia de verano 
que de improviso ha llegado.
Lentamente, 
la lluvia cae en el parque 
y parece que con ella 
nosotros, no nos mojamos.

Llueve; está lloviendo y es; verano.

No hay comentarios: