25 ene. 2007

LA PERDIDA INOCENCIA.

LA PERDIDA INOCENCIA.
Yo he vistos sobre tejados grises,
a gatos maullando a las estrellas.
Y en los cielos ardientes del Poniente
ocasos de indescriptibles belleza.
Yo he visto a mares que danzaban
con barcas vestidas
de espuma de crestas de las olas.
Y he visto surcando el vasto cielo
al águila y la grácil cigüeña.
Pero todo aquello ya no está, se fue.
Como se fue de ti, tu inocencia.
Navegan en el viento blancas nubes,
y sobre el mar viajan las inconclusas ondas,
mientras la espuma se funde en las playas
oculta bajo la fina arena.
En las noches ardientes del verano
se siembran los cielos con estrellas.
Todo ello tan lindo y tan hermoso,
todo ello tan lleno de la poesía bella.
Pero a tu rostro de niña nunca más,
nunca más a vuelto la inocencia.
Galopan sobre los cielos grises del otoño,
nubes que corren sin pereza.
Cabalgan sin jinetes en el viento que abate
las hojas que han muerto de tristeza.
Hoy los tejados están muy tristes,
los gatos no maúllan a las estrellas,
ni existen esos cielos tan bonitos,
mosaicos de nubes y de estrellas.

Se fueron muy lejos, muy lejos
se fueron caminando con tu inocencia.

No hay comentarios: