3 ene. 2007

MI RÍO

MI RÍO
CAMINO
Corriente de vida alegre y cantarina.
Que das frescor a las tardes del estío
y vida al que de ti bebe o a ti se arrima.
Sensación de paz y de sosiego
es contemplar tu caminar sereno
y temor causas en mi cuando te pones
fanfarrón y fiero.
Recuerdo verte alegre y juguetón
esperando que en ti yo me metiera
para jugar conmigo y retozar,
como retoza en el valle
el ciervo en primavera.
Recuerdo verte furioso y bravucón
arrastrando contigo lo que delante de ti se te pusiera,
no respetando jamás ni vidas, ni haciendas a tu vera.
En tus orillas crecen las espadañas y los juncos,
los álamos, fresnos y alisos vergel de la ribera.
Lugar en el que las ranas cantan
y las libélulas vuelan de la juncia a la piedra.
Tu caminar en los remansos se cubre
con un tapiz de ovas verdes y flores blancas
que hacen feliz a las libélulas y son un edén para las ranas.
Es el agua tu sangre, la que ríe
y su correr alegre el que canta.
Es junto a ti, un lugar donde el tiempo
se detiene y se callan las palabras.
Es ese lugar donde yo en silencio
te contemplo, te miro y me encanta.
Este del que yo te cuento.
Este de que yo te hablo,
es mí río que me canta.
Río mío; confidente de mis sueños e ilusiones de niño.
Compañero de mis tardes de baños solitarios.
De mis baños a escondidas entre fresnos y alisos
que me ocultaban de indiscretas miradas.
Baños del estío, cuando yo me escapaba a escondida
para fundirme en sus aguas.
Cuánto sueños le conté;
sueños que no todos se han cumplido,
pero que si lo intenté, sin llegar a conseguirlos.
Cuantas tarde refrenó mi ofuscado proceder
y sus aguas me calmaron mi furia de adolescente.
Recuerdo yo una tarde que a su orilla me senté,
lloraba yo como un niño y mi pena le conté.
Me escuchó en silencio y me dejó que llorara
para luego consolarme cuánto yo más lo miraba.
Ese día había perdido lo más querido en mi vida.
La madre que me dio el ser; junto a mí no la tenía.
Nunca jamás nadie supo de nuestra gran amistad
y aunque han pasado los años cuando estoy yo muy triste
oigo en mí aún su cantar.

No hay comentarios: