6 sept. 2008

EL NIDO

Nenúfares. Mijas ( Málaga)

EL NIDO

 Se nos fueron los días de Febrero y Marzo
y con ellos marcharon sus intensos fríos
y llegaron las lluvias de Abril y de Mayo
y con ellas las flores a los verdes campos
y vinieron las aves con alegres trinos.
En el jardín que rodea mi casa
donde cantan el agua y juegan los niños,
hay en un rincón junto a una valla
un viejo naranjo con orondos frutos.
En lo más recóndito de sus verdes ramas
hay colgado un invisible nido.
Por las tardes me siento a leer en mi banco
y no puedo poner en mi libro mis cincos sentidos.
Me paso las tardes observando la rama
y en ella adivino su invisible nido.
Primero observé de las aves su tierno cortejo
y yo vi, como se esmeraba el pequeño ave
en hacer a su amada regalos y tejer su nido.
Y más tarde mostrarle a su amada;
su esmerado y perfecto trabajado,
lo mimetizado y perfecto que estaba,
lo cómodo y coqueto y lo bien mullido.
Otra tarde le vi regalarle a su amada,
mariposas, moscas y mosquitos,
y con mucha ternura se las colocaba en su lindo pico.
La llevó de una rama a otra
para que admirase lo disimulado
y oculto que estaba,
lo lindo y coqueto que era el nido.
Y pasando los días yo vi al jilguero,
que entraba y salía del viejo naranjo
trayendo comida en su fino pico,
a su amada que estaba acostada en su oculto sitio.
Y pasaron los días o quizás semanas
y ahora el nido está abandonado, muy sucio y vació
y pequeños jilgueros piando posados en las ramas
del viejo naranjo y de los rosales que ya han florecido.
Y con esto llegó el final del verano,
y más tarde la melancolía de un nuevo otoño
y ahora estamos en el crudo Invierno
desangelado, oscuro, sombrío...
Y yo sueño y espero que llegue abril y mayo
y con ellos vuelvan los campos floridos.
Y espero que vuelvan aquellos jilgueros y sus alegres trinos
y cuelguen de nuevo del viejo naranjo.
Cuelguen nuevos nidos.
Y escuchar sus algarabías y alegres trinos.

No hay comentarios: