18 nov. 2008

EL OTOÑO EN EL BOSQUE


EL OTOÑO EN EL BOSQUE 

Suave es la lluvia en Otoño.
Lluvia que moja mi cara,
lluvia que aclara mis sentidos.
Lluvia que despeja mi alma
de las nieblas mortecinas
que se ocultan tras las calmas.
Diamantes de mil irises
son esas gotas de lluvia
que se mecen en las ramas.
Árboles: que han quedado desnudos,
que van perdiendo sus galas
con las brisas del ocaso
y el viento fino del alba.
Un rumor de mil sonidos,
se escucha a cada pisada,
es el erario del bosque
que se tornó hojarasca.
En el otoño en los montes,
cada torrente es arroyo
con sus cantarinas aguas
y cada arroyo es un río
en el que las aguas callan.
Es el bosque en otoño
la paleta del pintor
de mil colores cargada.
Colores de primavera.
Son colores;
de una alegría ufana.
Los colores del otoño son;
Son los colores del alma.
Amarillos, oros viejos,
ocres con tonos de paja,
verdes que ya no son verdes
su clorofila se escapa.
Rojos intensos que muerden.
Rojos de sangre escarlata.
Colores y más colores.
El bosque es como el cisne,
que cuando va a morir canta.
La lluvia irriga el bosque
las hojas son mancilladas,
las ramas se han quedado desnudas
ya no sé columpia el agua.
La paleta del pintor
está vacía sin nada
es el otoño que muere,
es el invierno que llama.


No hay comentarios: