30 may. 2009

CELOSO DE TODO Y DE TI

QUE NO TE HABLEN
Que no te hable de amor
el viento en tus oídos.
Que la brisa de la tarde
no acaricie tus cabellos
con tanto cariño y mimo
que los deje libre al viento
que para eso han crecido.
Que aromas de las flores
no griten en tus sentidos
¡Te quiero! ¡Te quiero tanto!
¡Te quiero, cariño! ¡Cariño mío!
Que la luz de la alborada
no te haga;
cada mañana un guiño.
Que ella es la Celestina
que embaucará tus sentidos.
Que la luna nunca sepa
que te quedaste dormida
apoyada en mi regazo,
como se duermen los niños,
mientras yo miro tu rostro
con devoción y cariño.
Que el sol de la madrugada
no acaricie tus sentidos;
ese sol es un truhán
descarado y muy ladino
enamorador de niñas
con sus calores y sus brillos.
Que las nubes te protejan
de sus rayos enfermizos
que no quiero que me vea
hacer el amor contigo.
Que la noche no sea oscura
que ilumine mi camino
el que me lleva hasta ti
bálsamo de mis sentidos.
Que no te miren de lejos
ojos que no sean los míos,
que soy yo para ti amor;
tu cariño y tú el mío.




1 comentario:

Manu dijo...

¡Muy bonita! soy adicta a la poesía.
Saludos