14 may. 2011

QUISIERA SER MARIPOSA

QUISIERA SER MARIPOSA...
Quisiera ser mariposa y tener su frágil cuerpo
su vuelo tan desgarbado,
a veces hasta grosero.
Tener filigranas en mis alas,
y unos colores tan bellos
que a modo de tatuaje
adornen todo mi cuerpo.

Quisiera ser mariposa para ir de flor en flor,
tener una vida efímera y no causar más dolor,
ni pensar en el mañana, ni tener esa obsesión
de atesorar y guardar para mejor ocasión.

Quisiera ser mariposa y no ser nunca una abeja
y menos un moscardón. Quisiera morir muy joven.
Morir joven; en el cáliz de una flor.

Quisiera ser mariposa y poseer su color,
para ser solo bonita, tan bella, como capullo de flor.

Quisiera ser mariposa y vivir sin el temor
de contemplar este mundo lleno de llanto y dolor.

No quiero ser yo abeja, ni tampoco moscardón,
ni fabricar dulce miel, ni cera para un velón.

La abeja trabaja de sol a sol
mientras que la mariposa
es bohemia y caprichosa
no tiene preocupación.
La mariposa pasea por el campo
su alegría y su color.
Vuela prados y riberas
entre juncos y abedules,
baila en junco más alto,
y se posa la rosa y en la flor,
va mostrando su belleza,
va luciendo su esplendor.

En las primaveras bellas
con las praderas en flor
con su volar sibilino
da vida a las campiñas
y viveza a cada flor.

Yo quiero ser mariposa,
para ir de flor en flor,
para olvidar los problemas,
no tener preocupación
y cambiar,  la tristeza en alegría
y lo negro en el más bello color.

No hay comentarios: