9 may. 2011

A UNA AMIGA

A una amiga en el día de su onomástica.
Humilde flor de gamona

LA BELLEZA HAY QUE BUSCARLA EN LAS COSAS MÁS SENCILLAS Y NATURALES QUE NOS RODEAN. (A una amiga)

Miles de cascabeles anuncian la madrugada,
el sol se siente dichoso y nos trae otra mañana.
Las nubes ya se despiertan
se tornan arreboladas en el lejano horizonte
donde el cielo se casa con la cima en la montaña.

Lágrimas de cielo azul, roció de la mañana,
sobre la hierba del prado, sobre tejados de casas,
sobre hojas de naranjo y trémulas hojas de acacias.
Miles de perlas perfectas se acunan
en los pétalos agraciados de las rosas rojas,
de humildes florecillas que por los prados campan,
de las rosas rosas, de las azucenas blancas…

Música, risa, jaleo, festejos y algarabías
acompañan a las aguas cuando descienden
alegres de las más altas montañas,
corren entre las pulidas piedras,
saltan las peñas más altas
y se calman en los meandros,
donde se aquietan y aplanan
ardores de juventud y la sensatez tiene morada.

Penachos de blancas nubes, nubes amorfas y cándidas
al cielo azul cada día adornan y acompañan
en los días de tormentas, en los otoños que pasan
y se renuevan y alzan en cielos primaverales
de esas tardes de abril, lluviosas, tranquilas, cálidas, .
Nubes blancas de algodón que al cielo dan;
ese algo, que al cielo limpio y azul;
es la chispa que le falta.

Brisas que nos traen aromas de azahar,
del espliego, de madreselva y lavanda.
Aromas del verde, verde romero y perfumes de albahaca.
Brisas de tardes alegres y de auroras muy tempranas.
Brisas que mecen con gracia a las esbeltas palmeras
y a la más humilde caña.

Todo eso eres tú; amiga mía del alma.

Y linda flor de jacaranda

No hay comentarios: