13 abr. 2012

NOSTALGIAS CAMPESINAS


 EL ENAMORADO DE LA LLUVIA

Sentado en mi terraza recordando viejos tiempos
vienen a mí añoranzas y recuerdos de mi pueblo.
Rememoraba yo los días en los que en el vasto campo
la fina lluvia caía y en mi íntima fantasía
a la lluvia yo quería con un amor juvenil.
Con la lluvia retozaba entre sabanas de hilo
y en sueños la abrazaba y la hablaba al oído.
Bendita lluvia caída mientras estaba dormido.

Escuchaba, en la silenciosa alcoba y abrazado por las mantas,
oía yo a la lluvia navegar, en los vidrios de la ventana.
Escuchaba, el correr de las canales donde la lluvia jugaba
lo mismo que los chiquillos juegan en parques y plazas.

Quizás solo fuese un sueño, quizás solo una quimera,
pero las gotas de lluvia me llamaban con insistencia
golpeando sobre las tejas más viejas mientras yo seguía soñando
en el silencio profundo en los brazos de Morfeo
y muy ausente del mundo.

Lluvia de marzo y abril, lluvia fría y ardorosa a la vez.
Lluvia que riega los campos, que empapa la hierba fresca
y que a las rosas más bellas las cubres con lindas perlas.
Lluvia que alegra las torrenteras por ellas corre, salta,
canta, juega... buscando donde parar.
¡Lluvia!; tu destino es el mar.

La lluvia cálida de mayo y junio que en las tardes soleadas
llega sin ser invitada con la tormenta voraz
y sin querer pretenderlo ajas las rosas más bellas
y las orondas cerezas y la flor del azahar.
Los campos se visten con nuevas galas
cuando la lluvia los mojas y las flores y las rosas
y las zarzas y el tomillo y el bosque torna sus brillos
mientras que flores y rosas y las matas olorosas
liberan sus delicados efluvios.

Lluvias en julio y agosto en plenos meses de estío
cuando el calor bochornoso adormece los sentidos.
Bendita lluvia, tú que el bochorno te llevas
y traes un poco de alivio en esas horas de siesta.
El campo huele de nuevo a primaveras lejanas.
Primaveras; quizás hoy casi olvidadas
y en el ambiente se nota, olor a tierra mojada.

Lluvias de septiembre y octubre,
lluvias, de la otoñada primera,
lluvias tardas, lluvias quedas,
lluvias que no siempre a tiempo llegan.
Campos arados en seco y una tierra polvorienta,
donde la semilla entierra un avezado gañán
y esa tierra huraña abraza a la semilla incapaz,
incapaz de germinar,
pues no hay lluvia que bendiga esta unión casi carnal.

Y las lluvias en los inviernos, son las lluvias primorosas
y a la vez muy caprichosas que visten galas de novias
tejidas con las flores de azahar y cosida con los pétalos de rosa.
La lluvia en el invierno cae muy suavemente
sobre los campos ausentes que duermen sin despertar.

Bendita lluvia que inspiras tristeza y melancolía,
al amor, la fantasía y la musa del poeta.
Bendita lluvia caída sobre el campo en primavera,
sobre la tierra muy seca en las tardes del estío,
en la otoñada primera y en los inviernos muy fríos.

2 comentarios:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

HOLA MI POETA FAVORITO:
CADA UNA DE TUS POESÍAS, LO LLEVA A UNO POR UN MUNDO DE SUEÑOS Y ENSUEÑOS, EL ÚLTIMO, SIEMPRE ES MEJOR QUE EL ANTERIOR.
¡ERES MARAVILLOSO! Y ESTOY APRENDIENDO MUCHO DE TI...
HASTA PRONTO
EVA MARGARITA

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

HOLA MI POETA FAVORITO;

ESTOY LEYENDO DE NUEVO "NOSTALGIAS CAMPESINAS" ¡Y ME ENCANTA! ES COMO EL VINO AÑEJO, DADA DÍA ES MEJOR, SIENDO EL MISMO.

LA LLUVIA ES MÁGICA Y MUY MUSICAL. VOY A DORMIR Y SOÑARÉ CON ELLA, EN ESTA CÁLIDA NOCHE, EN UN CLIMA TAN FRÍO COMO EL DE MI CIUDAD.

TU AMIGA, QUE CADA DÍA TE ADMIRA MÁS.
UN GRAN ABRAZO DE TU AMIGA,

EVA