3 jun. 2012

MIRANDO EN MI ALREDEDOR

  OBSERVANDO MÍ ENTORNO. (A nadie, a todos y a mí mismo)

Mirando a mí alrededor yo he visto.
He visto la prepotencia donde 
solo había carencias.
Y pretender ser la reina de la fiesta 
cuando solo por desgracias, soy;
la humilde y más pobre cenicienta.
También pude yo observar 
lo poco que a mi me importa 
que otros puedan sufrir 
mis muchas insuficiencias.

Y también yo pude ver y observar a la vez, 
mi falta de solidaridad, 
el respeto y mi impaciencia, 
el importarme yo solo, 
los demás, no me interesan.
También pude yo mirar 
cuanta es mi exigencia, 
que poco es mi compromiso 
en pensar en los demás, 
como si fuese yo mismo, 
solo pienso, solo pienso,
en mí y en mi bienestar.
Pongo siempre tras de mi 
a cada uno de vosotros,
uno tras otros y todos juntos y la vez, 
como si fueseis uno solo.

Exigir si se exigir, 
colaborar, yo muy poco, 
pasar desapercibido no lo sé; 
he de ser yo; unos y los otros.
Me quejo como el que más, 
siempre he de ser el primero, 
quiero que todos me escuchen, 
cuando yo hablo y me quejo.
No me importan los demás 
si soy yo siempre el que llego,
y si tienen que impórtame; 
quizás, me importen muy poco.

Mirando a mí alrededor yo he visto, 
más pienso, que lo que he visto, 
lo vi en sueño mientras yo duermo
Pues mientras yo más me miro, 
menos, menos me reconozco en ello.

He de mirarme a mi mismo 
para ver lo que no veo, 
he de pensar en los demás 
para ser parte de ellos.
He de ser siempre el último, 
para que me pongan primero.
Y ser el más pequeño de todos, 
y sentarme en el más bajo asiento, 
y debo de desear para todos los demás 
lo que para mi deseo, 
y reconocer mis carencias, 
que son muchas; lo comprendo.
Y no puedo pretender ser yo la reina, 
de este diminuto reino.
Quizás de esa manera 
pase del último al primero
y me diga el señor que el solio,   
es; y será, desde ahora mi asiento.

Miremos a nuestro alrededor 
y por poco que observemos
sin duda reconoceremos, 
qué lugar será y es; el nuestro.

Dejemos que quienes saben 
quienes velan por todo ello, 
quienes trabajan y laboran, 
quienes ponen toda su ilusión 
todo su afán y su empeño, 
nos digan donde podemos sentarnos 
y cual será nuestro puesto.

Miremos a nuestro alrededor 
y no solo, a nuestro ego.

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

HOLA RODRI:
¡HERMOSO ESTA ESTA POESÍA!
ERES UNA PERSONA TAN ADMIRABLE Y TIENES A RAS DE PIEL TUS SENTIMIENTOS, QUE CON SOLO LEERTE DÍA A DÍA UN POCO, SE VA VISLUMBRANDO, UNA HERMOSA ALMA Y UNOS SENTIMIENTOS PERFECTOS.¡COMO APRENDO DE TI Y DE TU NOBLEZA! ¡ERES GRANDE!
TU AMIGA,
EVA MARGARITA