27 sept. 2012

CELOS

AMOR, QUE NUNCA ES AMOR

Celos: Caminos que se desvanecen
por mundos desconocidos,
lugares abruptos e inescrutables,
situaciones que no tienen un sentido.
Un lugar, donde el amor se venera
aunque ese amor sea nocivo.

El amor cuando hay celos,
es la luz y la oscuridad,
es la vida y la muerte,
la cordura y la locura, 
la mentira y la verdad
la realidad y la fantasía,
lo material y lo espiritualidad
La antítesis de un todo
no hay mentiras que se palpen,
ni existe la verdadera verdad.

Dolos insufribles en los sueños,
sueños que se encuentran
en el limbo de un amar
Manantiales que no emergen
fuentes, que ya dejaron de manar.
Dudas que siembran temores,
signo que nunca se leerán,
como son en realidad.
Noches de lunas y estrellas,
noches de profunda oscuridad
lóbreguez en las sombrar 
de ese amor que se quiere acaparar. 
Oscuridad y penumbras, 
pensamientos exentos de realidad.
Es lo que hay en tu alma
cuando no se sabe amar,
cuando ese amor es insano
todo lo ahoga y no deja respirar 
y el amor que no respira, 
muere; sin poderse remediar.

Días de luz y céfiro donde hay amor 
todo lo colma la claridad
para un amor enfermizo 
todo se ve ya marchito, 
todo es oscuridad.
Fruto del celos sombríos
de un amor, que no es amar.

¿Por qué lloras en el silencio?
¿Por qué no sabes amar?
¿Por qué te corroen las dudas?
¿Por qué nunca confías en los demás? 
Porque nunca tú jamás,
has sentido el amor, 
como lo es de verdad: 
cristalino, puro, bello, 
confiado, esencial, 
fuerte y débil a la vez, 
alegre y lloroso a la vez,
 básico y muy principal. 
El amor cuando es sincero
no se puede relatar 
solo se puede vivir, 
solo se puede soñar.

Llorar en el oscuro silencio,
llorar también en la soledad.
Tener celos de los vientos
que recorren los caminos
por donde has de caminar.
Tener celos de la lluvia
que le besa con cariño y suavidad,
lluvia que se queda en su ropa
que va donde él va.
Desconfías tú del sol,
que le da; calor y claridad,
que se mete en su piel
y que le hace sudar.
Tienes duda de su voz
que acaricia, oídos de los demás.
Dudas de su corazón que
marca con sus latidos 
sus estados de emoción
y no lo puedes gorbernar.
Tienes celos de un todo 
de todo lo que sea amar.

Y tú no puedes evitarlo
te sientes morir conmigo.
enfermo imaginario
piensas que tu vida
ya carece de sentido 
y no puedes evitarlo.
Poco a poco tú te mueres
sin que tengas un motivo
y a mí, me estas tú matando.

Quizás debamos pensar,
que lo nuestro es el silencio
y juntos no podemos caminar.
Quizás debemos buscar,
como decirnos te quiero 
en silencio y soledad.
Pues yo no puedo vivir,
con mis dudas y con tus celos.
Aunque tengo a bien seguro
de que tú eres muy sincero.
Yo de lo que no tengo dudas, 
es que; yo a ti; te quiero, te quiero.

Pero si sigues celando 
de mi amor verdadero,
si nunca te di un motivo
a qué vienen esos celos.
Si tú sabes que yo nunca
te di motivos a tenerlos.

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

HOLA RODRI: ¡MI QUERIDO AMIGO!

ES HERMOSO LO QUE HAS ESCRITO.

SABES LLEGAR AL ALMA. Y A MÍ,

PERSONALMENTE, ME HACE PENSAR EN

ESCRIBIR DE INMEDIATO.

MUY HERMOSO.

GRACIAS POR EXISTIR,

TU AMIGA,

EVA.