2 oct. 2012

LA PIEDRA DE ESTE CAMINO



VERDAD.

Si en los cielos hubiese un lucero 
tan brillante que no se pudiera mirar, 
si la luna jamás se ocultase 
cuando el día empieza a clarear, 
si el sol siempre calentase 
a todos y todas en el mundo igual.
Ten la seguridad que este mundo 
sería otro mundo, un mundo en paz. 
Sería otro mundo y esta otra verdad
sería una verdad muy distinta,
de esa que muchos te quieren contar.
Sería mi verdad, tu verdad, nuestra verdad
la verdad.

De un desengaño a otro 
camino yo por la vida 
y aunque mucho yo tropiece 
yo no sé ver, ni tampoco adivino 
la piedra de este camino
que ponen en mi destino
ni tampoco yo imagino 
cual será ese calzo
que ponen bajo mis ruedas 
y no las deja rodar aunque estén
engrasadas y listas para rodar
y por mucho que lo intento 
no sé, no puedo yo avanzar.

Dicen y será verdad 
que el hombre es el animal 
que tropieza una vez 
y muchas veces más 
siempre en el mismo lugar.
¿Seré yo ese animal?
Pues yo voy de desengaño 
en desencanto por la vida 
y aunque muchas veces caigo 
por los calzos, zancadillas y mentiras 
que ponen en mi camino,
en mi camino y en mi vida,
una y otra me levanto y sigo
y yo te llevo conmigo; amigo, 
sabiendo que en el siguiente paso   
o en el siguiente destino 
me dejaras desvalido 
y si te va bien el trato,
cual José seré vendido.

Me enseñaron amar, 
a perdonar al amigo 
y también al enemigo, 
me enseñaron a decir 
siempre verdad y verdad
y aunque sepa que ella duele, 
esa herida pronto cicatrizará 
y será un buen recuerdo
si fue la verdad que dijo, 
un amigo a un amigo.

Me enseñaron siempre a contestar 
con la verdad por delante 
y nunca jamás, jamás 
nunca adular para quedar elegante 
y ser un falso gentleman.

Lo siento querido amigo, 
pero soy tal y como soy 
y el que me quiera seguir 
debe saber aceptarme, 
pues yo soy, tal como soy así, 
amigo de mis amigos, 
y nunca seré un farsante 
y si preguntas tú sabrás 
que te he de contestar 
con la verdad por delante 
sin tapujos elegantes 
que solo te han de servir 
para adornar tus oídos y
quedar muy finamente 
como el mejor y más farsante
de todos tus enemigo.

Piensa amigo, 
que nunca te he de faltar, 
aunque de verdad te digo 
que quizás más de una vez 
escuches de mi palabras
que no te han de gustar,
aunque yo te aseguro 
que serán siempre verdad.
La verdad que te dirá un amigo,
un amigo de verdad.

Yo sé bien que volveré 
a tropezar una y otra vez 
en las piedras de ese camino
que me quieras tú empedrar.
De este camino, tu camino
que será y ha de ser mi pobre sino.

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

HOLA RODRI:

MI AMIGO... SI ERES DE VERDAD UNA PERSONA INTEGRA. CADA PALABRA TUYA ESCRITA Y A SÍ, DEBE SER CUANDO TU HABLAS.
ERES AMIGO DE TU AMIGO.

SINCERAMENTE, ES UN REGALO DE DIOS QUE PUEDA LLAMARTE AMIGO.

MUY LINDO LO QUE ESCRIBES. SIEMPRE TE LO HE DICHO, EL ÚLTIMO SUPERA EL ANTERIOR.
TU AMIGA,
EVA