3 ene. 2016

CANTO A LA NATURALEZA


LA TIERRA DONDE YO VIVO.
La tierra donde yo vivo 
es fértil y generosa 
es buena con sus vecinos, 
es cariñosa y amorosa 
con los que en ella vivimos.

Por las mañanas temprano 
ella siempre huele a limo, 
a limo de los pantanos, 
olor a cieno y a barro, 
olor a nieblas cansadas, 
a maderas incrustadas 
en sus aguas perezosas 
que se quedan estancadas, 
contemplando las libélulas
que vuelan de tronco en tronco
de ova en ova, 
de nenúfar en nenúfar
de rosa en rosa.

Por las mañanas temprano
ella huele a verde hierba, 
a hierba recién segada, 
ese olor tan profundo 
que penetra y te embriaga.

Por las tardes huele a heno,
a hierba seca empacada,
a ese olor tan intenso 
que te llega hasta el alma.

Y en las tardes del estío, 
cuando el sol quema y abrasa
se escucha por esos tus campos
el cantar de las cigarras,
se huele, a tomillo y a romero, 
madreselvas y a retamas 
albacas y quejigos, 
se escucha, como se mecen las ramas.

En esas tus vastas dehesas
oigo el runrún de las palomas 
el silbido de las águilas,
el canto de los jilgueros 
y el volar de alondras,
y me intimida, 
el graznido de las chovas.

En esos tus inviernos fríos
cuando todo, la nieve lo cubre,
escucho el triste gemido 
del frío viento del norte.

Y en tus alegres primaveras
contemplo extasiado la beldad 
de tus praderas,
vestidas de lindas flores, 
muy sencillas y primorosas,
con sus infinitos colores 
y embriagantes aromas,
oigo, cantar a los arroyuelos,
saltando de piedra en piedra
llenando de estrella el cielo
y despertando a los luceros 
que hay en sus aguas
generosas.

Esta tierra en la que vivo, 
es generosa y engendrada, 
es cariñosa conmigo 
y a la vez, una madrasta.

Si la quiero ella me quiere, 
si la mimo, ella caricias me manda.
Y si la dejo y me marcho 
ella me guarda la ausencia 
y espera con impaciencia 
cual la novia abandonada.

Que nadie mancille mi tierra, 
que nadie intente dañarla, 
que la tierra en que vivimos, 
es la que nunca nos falla.

Es; esa madre generosa 
que nunca pide a cambio nada.
Ella es para nosotros nuestro hogar,
nuestro futuro, nuestra única esperanza.

No hay comentarios: