13 feb. 2016

PIES DE BARRO...

...PORQUE SOMOS HUMANOS

Es extraño asimilar
que a ti te estén buscando
en lo profundo del mar,
en el mirar de un extraño,
en las sombras al pasar, 
en las nubes y el espacio,
en la sonrisa del niño
que sonríe sin mirar
porque él tiene el cariño,
que otros estamos buscando.

Es difícil comprender
que tú seas el motivo
que otros intenten soñar
esos sueños preferidos
que tú quisiste soñar
mas nunca lo has conseguido.

Es difícil el aceptar
que te han puesto en lo más alto
del pedestal de la estima.
Si es tan alto ese pedestal
quizás puedas resbalar
y te hundas en el fango.
En lo más denso del barro 
que nunca pensaste tú,
que te pudieses enlodar,
cuando mirabas; 
desde un lugar tan alto.

Amigos míos;
tan solo soy un hombre más,
con más faltas que un partido
que juegas a cara y cruz
con tu acérrimo enemigo
al que no puedes ganar
ni darte tú por vencido.

Por favor, 
no me subáis más tan alto 
que no quiero yo caer,
que tengo los pies de barro
y no quiero resbalar 
cayendo en ese inmundo barro,
que siempre huele tan mal
pues son residuos podridos 
de toda la vanidad 
que existe en este mundo.

No quiero; 
convertirme en un extraño, 
quiero seguir caminando 
mezclado con los demás 
y sin nunca destacar,
ser; el más humilde mortal
que camina por el mundo.
Y esto no es vanidad.

Quiero seguir siendo yo,
el menor de los humanos
que escriben para sí mismo
porque el soñar es muy sano
y además es muy humano 
el reír, amar, sentir, 
cantar solo para mí y soñar; 
si es posible contigo. Soñar;
que todos somos hermanos 
y nos tenemos unos a los otros, 
eso sí; 
no muy cerca y tampoco 
caminamos de la mano.
Una pena sí señor. 
Pero es que somos humanos.



1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

Mi querido amigo:

Se te admira, se te quiere, se te alaba, se te ama, se te extraña, se te busca y se te encuentra, porque te lo mereces.

Tú no buscas los elogios, ni ser el único, ni el más grande, no. Tú no buscas la gloria, la fama, no. Tú, eres tú. Sin querer, eres. Sin querer, se te reconoce lo que eres, lo que vales y esto, es valioso. Asimílalo. Eres ejemplo e inspiración para muchos. No se te coloca en un pedestal. Se te reconoces, los méritos que tienes.

No temas, eres humano, No un Dios, pero enseñas, das ejemplo, eres bueno y escribes con amor, con ternura, con sentimientos, porque sabes, expresarlos, porque son sinceros, porque miras las cosas y a la gente con los ojos del alma. No temas.

No temas. En los pedestales (Por ello, se derrumban) están aquellos, que no lo merece, los que luchan para ser endiosados y lo peor, es que se lo creen.

Tú eres un ser humano, lleno de cualidades y alguno que otro, defecto. Pero, un buen ser humano. ¡Qué tal que no lo fueras querido amigo! ¡Qué tal!

Por ello se te encuentra, en la mirada dulce de un niño, en la sonrisa tierna de una persona mayor. O en la melodía de un piano o de un violín. O en los sueños perdidos de un buscador de sueños, o en la fantasía de un aprendiz de poeta o poetisa.

No temas amigo. Estas a ras del piso, donde estamos todos los que te admiramos y apreciamos. Por lo o cual, nunca caerás, ni nunca, el barro tocara tus pies.

Un gran abrazo, querido amigo. Eva