19 mar. 2016

LAS CAPAS PARDAS


ZAMORA.
Olor a incienso, voces quebradas 
pasos muy lentos es madrugada
y la luna de primavera los acompaña.

Primavera que llega, llega a España 
y sus pueblos se visten con capirotes 
y capas pardas.
En sus iglesias, la luz se apaga 
y Cristos y Dolorosas sus calles andan.

Por las calles zamoranas un Cristo pasa,
acompañan sus pasos nazarenos vestidos
con capas pardas.
Las capas pardas son las fiestas, de pastores 
de Aliste, Sayago y Carbajales.

Zamora la austera, la castellana 
acompaña al Cristo del Amparo 
en Semana Santa, 
en su Miércoles Santo de madrugada.

Las calles por donde pasan están a oscuras,
en ellas, el silencio y el recogimiento se palpa.
Alumbran sus pasos con faroles de hierro 
y anuncia que llegan, con sus matracas.

Misereres le cantan y una música 
de instrumentos de viento llora,
llora sin lágrimas por las calles y plazas 
por donde pasan.

Zamora la austera, la castellana, 
cuando llega la primavera siempre,
con ella llega, Semana Santa 
y en sus calles se escucha 
el silencio que pasa 
faroles encendidos y capas pardas
acompañando al Cristo 
por las calles, que el Cristo pasa.
El silencio es roto con música de viento
con cantos de misereres y las matracas.

La luna de primavera es la notaria
de que, en las primaveras, Semana Santa 
al Cristo del Amparo le acompañan
los faroles de hierro, las capas pardas, 
el canto del miserere y las matracas.


No hay comentarios: