22 abr. 2016

DESDE MI...

... ATALAYA.
Contemplo la primavera
desde mi banco del parque,
contemplo la primavera
reflejada en el espejo 
del viejo estanque.

En él los patos nadan 
y el cisne muestra 
su majestad y porte
a su pareja.

En las aguas tranquilas 
del terso estanque 
se ve y se refleja 
un cerezo florido 
de gran belleza. 
Su guirnalda de flores 
lindas, frescas y prietas, 
en las aguas tranquilas 
ven su belleza.

Una hoja cansada 
cayó en el agua 
y se convirtió al instante 
en el velero para una rana.
Las carpas de mil colores
nadan tranquilas 
entre las flores grandes 
de los nenúfares.

Las libélulas inquietas 
están posadas 
en los juncos flexibles
que crecen libres
al borde de las aguas
donde ellos viven.

Una golondrina negra 
de pecho blanco 
volando sobre el agua 
en vuelo raso
usa su negro pico 
como un vaso 
para dar de beber
a los polluelos
que está criando.

Una barca navega
por el estanque, 
sus remos están quietos, 
quieto su arte.
En la barca se encuentra 
una pareja,
que mirándose a los ojos 
se abrazan y besan.

Un niño echa al agua
junto a su abuelo
su barquito vela 
muy marinero,
la brisa lo desplaza
sobre el espejo
y el barco recoge vientos
con su aparejo.

A la sombra de un tilo
una pareja hablan sus cosas. 
Hablan, de la vida actual
de los tiempos pasados 
y de las guerras.

Por el parque pasean 
muchas parejas 
unas van de la mano, 
otras muy inquietas.

Yo sentado en mi banco 
miro y observo 
a esta primavera
que se refleja en el espejo.
A esta primavera que ya se aleja
a esta primavera que ya no espera.

No hay comentarios: