1 sept. 2016

CAMINANDO SOLO...




...SOLO POR EL PÁRAMO.
Quizás no me recuerdes, 
quizás me has olvidado, 
quizás fue solo un sueño 
lo que nos ha pasado.
Quizás solo fue eso 
un sueño ofuscado 
de una noche de invierno 
en la que reina el viento
y cuelgan los carámbanos
de las canale en los altos tejados.

La noche era muy fría 
apenas si dormían estrellas 
en los páramos.
El viento era muy fino, 
cuchillo de filo muy afilado
su hoja laceraba mi piel 
dejando un rojo rastro.

Yo caminaba solo; solo, solo
como siempre lo hago, 
por la helada estepa 
cubierta de retazos 
de otras almas en penas 
que mucho antes que yo, 
se habían aventurado.
Entonces comprendí 
que todo era un engaño.
Que todo fue un sueño, 
un sueño jamás soñado.

Este fue el paso previo 
de un nuevo desengaño.

Quizás tan solo fue 
un sueño;
un sueño ofuscado 
que el frío y el viento 
mantuvo aletargado.

Esos sueños que inverna 
jamás son realizados.
Mañana cuando nieve, 
cuando el viento frío 
se adueñe de los páramos 
saldré a caminar solo,
yo solo por los campos.