30 oct. 2016

HOJAS DE OTOÑO

EFÍMERO VUELO.
Sentado en un banco del parque 
desde mi atalaya contemplo 
como se hace el otoño el dueño
del espacio, del clima, del tiempo...

El otoño que llega despacio
en el verano que se va muriendo. 
El otoño que se hace el dueño 
del espacio vacío e inerte,
del tiempo que es imperfecto.

Contemplo las hojas de los arboles 
que se van muriendo 
que caen sobre el verde césped, 
sobre el frío pavimento. 
Las hojas de otoño que mueren 
de hermosura perenne, 
de colores de gloria y de cielo.

Mueren, porque se han cumplido, 
cumplidos los tiempos sus tiempos. 
El tiempo presente y están carentes
de futuro y de sueños.

Contemplo su vuelo tan corto, 
tan suave y a la vez perfecto. 

Contemplo como se envanecen 
las hojas cayéndose al suelo. 
Volando de la rama al suelo, 
en efímero y suave vuelo.

En el frío suelo donde ellas fenecen 
al paso del tiempo las hojas se mueren
por que ya no tienen ilusión y sueños. 
Y yo las contemplo como las recoge 
el suave viento que las bambolea, 
la brisa que mece las hojas de otoño 
que están por los suelos.

Ese viento suave de otoño 
que me abstrae de mis pensamientos 
y contemplo mi parque muy solo,
que hoy está callado y ocioso 
y vacío de niños jugando, corriendo.

Las hojas de otoño son reinas 
del espacio, paisaje y del tiempo.

Yo; desde mi atalaya contemplando
las hojas hermosas de otoño muriendo

se me pasa el tiempo, que se va corriendo.

No hay comentarios: