23 ene. 2017

ESTAMPA DE MI INFANCIA.


LA LIBÉLULA Y EL VIEJO PUENTE.
Escucho el cantar del río
bajo las piedras del puente
y el sonido de una dulce flauta
que acompaña en la brisa 
al llanto triste 
de las cuerdas de un violín 
al rozarse con su arco hiriente.

Es una tarde de agosto 
una tarde muy ardiente,
en que las aguas del río 
y las viejas piedras del puente 
contemplan a las libélulas 
volar y el saltar en las aguas 
a los peces.

Es una tarde de agosto, 
una tarde muy ardiente, 
en que el sol se resbala buscando 
el frescor de la brisa de la noche.

Una grácil mariposa se posó 
en el pretil del puente 
movía lentamente sus alas 
mostrándome sus colores.

El agua baja cantando 
cortada por el tajamar 
del puente.
Las libélulas ajenas a lo que pasa 
encima y bajo el viejo puente.
Las libélulas volando, 
van y vienen,
se balancean en un junco
que bebe de la corriente. 
La mariposa contempla 
esta imagen 
desde el pretil del puente.

Esta es; una imagen de mi infancia 
una imagen de las muchas 
que en mi mente, van y vienen.


No hay comentarios: