15 mar. 2017

DUERMO Y ...



... VELO.
Cuando duermo y velo 
a un mismo tiempo
después de una noche
de insomnio severo,
escucho llorar las canales,
gemir y ulular al viento,
maullar a los gatos en celo
hipar a las tejas
por acción del viento
desde mi aposento.

Cuando me despierto,
un escalofrió recorre 
mi cuerpo, 
noto mis sábanas frías
entumido el cuerpo.

La luna se aleja 
la niebla despierta 
las nubes sujetas
al pico inhiesto 
del cercano otero.

Cuando me despierto,
se apagó mi sueño,
y se me olvidaron
lo sueños soñados
y ya no recuerdo 
si hoy yo he soñado.

Cuando me despierto
después de una noche
de continuo desvelo
no encuentro tu rostro
con el que yo sueño.

Añoro esos ojos negros 
profundos sinceros
donde se reflejan lunas 
y luceros, 
en ellos nacen las estrellas 
se avivan los fuegos.
Añoro tus labios rojos 
tan tersos tan frescos 
son dos fresas rojas
de lujurias llenos.

Yo me desespero y por eso;
despertar no quiero
y dormir no puedo.

No hay comentarios: