25 mar. 2017

EL CAMINO EN 2017


A MIS COMPAÑEROS DE CAMINO.
Lluvia, nieve, viento y frio 
y a veces un rayo de sol 
que al parecer se ha perdido
entre dos nubes que juegan.
Es el Camino en invierno 
que compartir hemos querido
desde León a Villafranca
en unos días de frío.
 
Senderos largos senderos 
que nos llevaran al sitio. 
Cruzando hermosos valles, 
esos desolados páramos,
donde habitan los fríos, 
montes de bellas estampas 
que ayer fueron bendecidos 
por los que nos precedieron 
y hoy se encuentran 
esos montes adormecidos
por el intenso frío.

Un paso y otro paso 
y después otro seguido, 
poco a poco caminando 
se va andando el Camino. 
Un Camino legendario 
que une pueblos, lugares, 
aldeas, urbes y sitios. 
Lugares que ayer fueron
capitales de algún reino
y hoy son;
el edén de caminantes 
que andando van el Camino 
de un lugar a otro lugar, 
de un sitio a otro sitio, 
cada noche van durmiendo
en lugares muy distintos, 
que nunca han conocido 
donde son bien recibidos.


Templos de belleza innata 
que dan gloria a los sitios,
iglesias hoy vacías y solitarias 
que ayer fueron todo un hito, 
ermitas que han sido desgranadas
por los páramos y los valles
por esos montes escondidos
y los cruceros de piedra 
en los nudos de caminos
son, faros del que camina
y un momento de oración 
donde las almas reponen
el espíritu y el valor.
Ese valor que hace falta
para vencer a las dudas,
a temores que atenazan
a todo aquel camina
hacia donde nació la luz,
la luz de las alboradas.
La luz de la fe Divina
que nace cada mañana.

Agua, viento, lluvia, frío 
y algún rayo de sol 
que dicen que se ha perdido. 
Es el Camino de Santiago 
en estos días de frio.
Los senderos solitarios, 
los campos están dormidos, 
los cereales naciendo 
dan el verdor al camino
que está lánguido y aterido.

Un paso y otro paso, 
uno tras otro seguido
vamos poco a poco avanzando 
por este viejo Camino 
que cruza España entera 
llevando a los peregrinos 
a la tumba del apóstol, 
aquel amigo de Cristo,
que en Santiago nos espera.
Y Él espera; a estos amigos
que llegar allí desean.

No hay comentarios: