18 may. 2017

PERDI MI CAMINO.

 AQUEL QUE JUNTOS LO RECORRIMOS.
He perdido mi camino,
aquel que un día tú y yo
muy juntos lo recorrimos.

Caminamos el sendero 
agarrados de la mano
paso a paso, vista la frente
con el polvo en los labios,
y el barro en nuestros zapatos.

De vez en cuando un tropiezo,
de poco a poco un descanso
a las sombras de almendros
que jalonaban nuestros pasos.

Una fuente generosa 
entre unos avellanos
nos regalaba su erario.

El camino era angosto,
era dilatado y escabroso,
horadaba las montañas,
y mancillaba los bosques,
y en los más fértiles valles 
donde la hierba adquiere
ese tono “indecente”
donde el agua se expande
pierde su furor y duerme.
En esos valles;
nuestro camino se pierde. 

Tú seguiste tu camino 
y yo me quede esperando
y cuando quise alcanzarte
ya no encontré el camino
por dónde tú te marchaste. 

Eras tú, mi brújula que 
siempre señala el Norte, 
eras mi estrella Polar, 
en nuestras cálidas noches.

No hay comentarios: