19 may. 2007

LA AURORA



LA AURORA
Espumas sobre la orilla,
olas golpeando en la roca,
un espejo que se rompe,
un cielo de gaviotas.
En una línea lejana
donde se unen dos sombras,
donde se acaba el cielo,
donde la vista se borra.
Horizontes que se aploman.
Cielo, tierra, viento y fuego
luz que la mirada no logra.
Sombras que se estiran
en las noches.
Noches en que las sombras
se acomodan.
El sol cabalga de nuevo
a la grupa de la aurora.
Del mar se rompen su espejo
un sargo y una caracola
sonríen mirando al cielo,
donde tú Aurora asomas.
En el pino de aquel cerro,
bostezando está la tórtola,
el azahar de un naranjo
embriaga con su aroma
la alborada que llega.
Otra mañana que viene,
otro día que despierta
y mi cariño aún duerme,
entre las sabanas frescas.
En lo alto del campanario,
un tañido que resuena,
un doblar que dice muerte
un repique; una campana que llora.
Ha muerto quien anuncia un nuevo día.
Ha muerto; con el día ya la Aurora.

No hay comentarios: