6 dic. 2007

EL AMANTE (Amores prohibidos)

EL AMANTE
Las calles vacías, las puertas cerradas,
se escucha el silencio en la madrugada.
Los ecos del mundo se oyen a lo lejos
y en el horizonte el cielo está negro.
Gatos maullando a la luna llena;
a la luna se le olvidaba
que la noche es su dueña
y se va con la mañana.
Estrellas enamoradas,
prendadas de los luceros
de los luceros del alba.
En esa calle vacía;
calle, en la que se oye la aurora
y el caminar del silencio
y el gritar de las almas.
Ya no hay farol en la esquina,
ni hay silencio en las plazas,
se oye el aullar a lo lejos
de un perro a la mañana
y el canto de las lechuzas
y croar de muchas ranas.
En la morera del parque
un ruiseñor de jarana
da la réplica a una alondra
que canta en la besana.
Una ventana se abre,
alguien sale al silencio,
lleva su camisa abierta
y en su mano el sombrero.
Una farola apagada
que alumbraba en el cielo,
ahora ella está sin luz
para ocultar los amores
que aún deben de ser secretos.
En el muro de un corral
un gallo muy pinturero
lanza su cantar al viento,
esperando que con él
se abran pronto los cielos.
La noche sigue aún negra,
esperando el eclipsar de un lucero.
Esperando que con él
llegue de nuevo la aurora
que llene de luz el cielo.
Una ventana se abre,
luego otra y otra más,
ya se despierta mi pueblo
ha llegado la alborada.

No hay comentarios: