13 abr. 2008

TE FUISTE Y TE LLEVASTES...


TE FUISTE
Hoy día ya no amanece,
como antes lo hacía.
Ya no amanece igual
que cuando estabas conmigo
y ambos nos cobijábamos
entre las sabanas frías
al ver el albor del día
colarse para mirar en la alcoba
por entre la celosía.
Parece que sol no nace,
como antes amanecía.
Antes llegaba contento para ver,
tu felicidad y la mía.
El sol para ver tus lindos ojos
por entre peñas subía.
Esos ojos de azabache,
de serrana bien nacida.
Amor mío:
Mis días no tienen auroras,
que traigan la luz del día.
En ellos solo hay tinieblas
donde luz antes había.
Hoy solo hay en el cielo
sombras de anochecidas.
Te fuiste y me dejaste solo,
con una casa vacía.
Con una pequeña alcoba,
que llenabas con tus risas.
No abro jamás ventanas,
ni corro yo las cortinas.
Que no quiero que el sol vea
que lloro por tu partida.
Te fuiste lejos, muy lejos.
Tan lejos, que aunque quisieras
volver tú ya no podrías.
Te fuiste al País de Nunca Más
donde; hay solo ticket de ida.
Que solo estoy amor mío, que solo.
En mis mañanas no hay auroras,
ni mis días, tienen ya amanecidas.
La aurora te la llevaste contigo
dejándome para siempre,
soledades y umbrías.
Recuerdo por recordar,
porque recordar es vida.
Recuerdo yo aquellos días
que a través de los visillos
veíamos amanecidas.
Veíamos el sol nacer
y huir, a la oscuridad vencida.
Te fuiste lejos muy lejos
y contigo te llevaste,
risas, amores y luces.
Te llevaste mis caricias y mi vida.

No hay comentarios: