25 dic. 2008

A UN PEREGRINO

Dedicada a Agustín, un peregrino que voluntariamente y sin razón aparente ha colgado sus botas, su mochila y su báculo. A él que durante muchos años ha sido mi compañero de Camino, le deseo toda la felicidad del mundo.
Llegando a Rabanal

 PEREGRINO.
Bajo un cielo de estrellas
que lo guía hacia Santiago.
Con la mochila en los hombros
en su mano lleva un báculo.
Pasó firme, vista al frente
va camino de Santiago.
Sufriendo lo indecible
con sus pies ensangrentados
con la mirada perdida
en el espacio lejano.
Metido en sus pensamientos
y una oración en los labios.
Camina por los senderos
cruzando valles y altos
y su caminar es firme
nunca vacila en su paso.
Caminando hacia Santiago
hollando viejos senderos.
Va en busca de un perdón
él que nunca ha ofendido,
por eso camina a solas
por esos viejos caminos.
Va buscando un consuelo
que le alivie a él su pena
y que libere al mundo
de tan terrible condena.
Peregrino que caminas
que vas camino del cielo.
Por qué caminas a solas,
porqué a solas con tus rezos.
Porqué caminas tan solo
si el Camino va tan lleno.
No tengas prisa en llegar
disfruta de los senderos,
de los campos de España
de sus ciudades y pueblos
de sus fuentes y sus ríos
de sus bellos monumentos
de sus ermitas e iglesias
de castillos y conventos.
Que la Gloria no es Santiago,
ni Galicia es su Reino.
Que su Reino es el mundo
y en el Camino está el Cielo.
Santa Catalina de Somoza.
Astorga. Crucero de Santo Toribio.

No hay comentarios: