28 ene. 2009

A LA LLUVIA

A LA LLUVIA

Valquirias de los espacios,
que cabalgas sobre el viento,
que te ocultas a ti mismas
y que ensombreces el cielo.

Nubes que ocultan las claras lunas,
de las noches del otoño y el invierno,
son los nimbos de algodón.
Son: amazonas del tiempo.

Cuando, cansadas de vagar
se queda pequeño el cielo
sin que se pueda esperar
se hacen presente en el suelo
y en el aire y en el tiempo.
Y se convierten en agua
al unirse una a otra
formando un solo cuerpo.

Una gota de rocío
es por sí ella inocente
al mismo tiempo es bella,
caleidoscopio del monte.

Una gota de rocío
viste a una linda rosa
a la hoja la hacer flor
y a los campos los sonroja.

Una gota de rocío hace bello,
todo aquello que ella toca.

Cuando el agua de lluvia
camina; alegre por un torrente
es poesía y es música,
armónico del ambiente.

Cuando melancólico el otoño
se viste de soles viejos,
de escarlatas de pasiones,
de oscuros tonos de muerte,
de ocres tierra que ya notan
grises; de los inviernos dolientes.
En él; está la lluvia presente.

Cuando las alegres primaveras
se colman de lindas flores
y cae la lluvia tranquila
en los campos y en los bosques
se gozan los que se aman
y reviven los que mueren
y cantan los ruiseñores
en los sotos y en los bosques.

Es la lluvia que se siente.
Es la lluvia quien los unes,
es la lluvia;
quien pinta tanta belleza
y dibuja rosas bellas,
y hojas de mil colores,
y la hierba crece y crece,
y las flores;
por los campos; ya se vierten.

Pero la lluvia es; inocente.
Es la lluvia quien alegra nuestras vidas,
Es la que irriga los prados,
y a la tierra y a los montes da la vida.
Es la lluvia, que por sí sola; es vida.
Vida en, nuestras vidas.
Esa lluvia, que canta al bajar
tan alegre de los montes.
Esa lluvia si se enfada,
lleva en sí, dolor y muerte.
Y no es culpa de la lluvia
ella no ve, ni tiene razón, ni siente.
La lluvia es siempre lluvia.
La lluvia; es poesía y vida
Pero a la vez es; inocente.


No hay comentarios: