2 feb. 2009

LA AMANTE DEL ALBA

LA AMANTE DEL ALBA.

¡Espera! Madre ¡Espera!
No cierres aún mi ventana
que no ha llegado mi amante
que viene en la madrugada,
cuando la noche se esconde.
No mires por la ventana. Madre.
Que aún queda mucha noche,
que las Casiopea aún juegan
en el vasto horizonte.

¿Quién es tu amante mi niña?
¿Quién es; el enamorado ese?
Qué llega de madrugada
y se va cuando el sol viene.
Mi amante es el Alba. Madre.
El que con la Aurora viene.
Ese que lo eclipsa el sol,
ese, que se viste con la nieve,
ese, que nos trae la claridad
y al que la noche lo teme.

Hija mía tú no sabes;
que el Alba siempre miente,
que él nunca se enamora
de una Bella Durmiente.

Al Alba; es la Aurora quien lo quiere.
El Alba ama a la Noche
y tras ella siempre corre.
Es por eso;
que entre la Noche y la Aurora
nunca habrá relaciones.

La noche espera al Alba
y en la Aurora se entretiene
pero cuando llega el Sol
Noche y Aurora se pierden.

¡Madre! Que yo tengo celos
de la Noche y de la Aurora.
¡Madre! Que mi ventana está abierta
para sí el Alba quiere; entre.

Cada mañana el Alba pasa,
y nunca entra en mi alcoba.
No sé; si se ha ido con la Noche
o se marchó con la Aurora.

Madre cierre la ventana
que ya no quiero esperar
al Alba de la mañana
.

No hay comentarios: