4 mar. 2009

ADIÓS POR UN DESENGAÑO

Las fotografías las tomé ayer 3-03-2009 en la cima del Arburu.
Esta poesía no está basada en ningún desengaño de amor, de amor como lo entendemos. Hay muchos tipos de amor y no tienen que ser siempre entre un hombre y una mujer, etc. Muchas veces hay personas que se dan a los demás sin esperar nada a cambio que no sea comprensión y cariño. Cuando la situación esta no se da al completo por una de las partes, esta relación se va deteriorando y llega el momento en que una de las partes (Siempre la parte que más ha puesto) decide cesar esta relación, es entonces, cuando aquella parte que se había acomodado tanto a que todo se lo den hecho, se dan cuenta de lo que van a perder, pero ya es tarde para intentar recuperarlo. Pero tampoco se preocupan mucho ni por mucho tiempo, pues suelen encontrar consuelo en el próximo que se les pone a tiro y está dispuesto a trabaja para ellos. Esto ocurre en nuestra sociedad y muy frecuentemente en todos los ámbitos.



ADIÓS.

Estoy mirando sin ver
y es que mirar yo no miro
mi mirada está perdida
si no te miro yo a ti.

Me siento vació al decirte adiós,
yo no sé qué ha ocurrido
ni que pudo suceder.
Nos fuimos alejando, alejando;
quizás no te supe comprender.
Pero sé que tú, nunca me has comprendido.

Mucho junto hemos vivido,
quizás tú te acomodaste
y yo me sentí oprimido
prisionero por amarte.

Me marcho un poco cansado
y aunque te sigo queriendo
prefiero vivir soñando
los sueños que nunca fuimos
capaces de realizarlos.

Me preguntas el porqué.
El por qué ahora me marcho,
si es que estamos tan bien.

Fíjate que bien estamos;
yo sufriendo y penando
y tú en cambio disfrutando.

Mañana, mañana sé:
Sé que yo te añoraré
y quizás también yo sé,
que yo te echaré de menos
y te querré en mis sueños,
donde te podré querer.

Tú buscaras el consuelo
en unos brazos ajenos,
que yo nunca aprobaré.

Quizás un día cualquiera,
en la calle nos crucemos
yo buscaré tu saludo
y también una cómplice sonrisa.
Tal vez, mires hacia otro lado
mientras buscas protección
en los brazos encontrados.

Por eso yo, un poco hastiado
al sentirme utilizado.
Por eso te digo adiós
y me alejo de tu lado.

No hay comentarios: