26 nov. 2011

HE VISTO...

 Y LO SIGO YO BUSCANDO.  
(1ª después de la recopilación)

He visto fuentes manando y cielos azules 
en los que vuelan las aves,
en los campos solitarios, en los caminos soñados.
He descubierto senderos que me estaban esperando,
me esperaban; entre las espesa floresta 
y entre los bosques cerrados, y en los abiertos páramos.
He encontrado caminos que estaban, 
que estaban casi olvidados y en ellos yo encontré,
encontré pasos que nunca se habían dado.
He soñado con caminos que nadie hubiesen andado, 
esos senderos ocultos que hace muchos, muchos años 
nunca nadie ha caminado.
He soñado con cielos, cielos limpios, cielos rasos, 
cielos sin ninguna nube donde navegan las águilas, 
como por el mar los barcos.

Un día yo encontré un camino, 
camino que nadie lo había andado,
ese camino del monte, que no es más, 
no es más, que un simple arañazo.
Y caminé yo por él, intentando disfrutarlo, 
e intente descubrir en él; cada arroyo, cada canto, 
cada curva del sendero, cada paso olvidado,
cada cardo del camino, cada matojo acunado, 
cada árbol que da sombra al recodo del sendero, 
cada nido abandonado entre el zarzal espeso.
Más no pude encontrar en él, aquello, 
aquello, que yo esperaba encontrarlo.

¡Solo!  Solo, pude conseguir el caminar yo por él, 
y me olvidé de caminos a los que mucho yo amé.

Y es que un día yo soñé. Yo soñé. 
Soñé con encontrar el sendero, 
sendero casi olvidado que nadie antes, 
ha caminado por él.
Soñé con descubrir sus secretos, 
en cada paso por él.

Pero jamás, jamás yo lo encontré 
y aún lo sigo buscando y no sé, 
si un día lo encontraré.


No hay comentarios: