29 abr. 2012

MESA DE TRABAJO


A MI MESA

Un día más ante ti mi mesa la de los recuerdos, 
me he sentado esperando que el milagro surja 
y de nuevo la luz llegue hasta mí en forma de sueño. 
Pero un día más nada a ocurrido la mesa es la misma, 
llena de papeles y de trastos viejos que ya no recuerdo. 
La cubren bolígrafos que ya no escriben, 
y los lapiceros que no tienen minan, 
también discos viejos que para nada sirven
tarjetas de visita que ya no recuerdo cuando me las dieron. 
La mesa que yo tanto anhelo es un revoltijo 
de ideas pasadas, proyectos olvidados, 
de sueños que nunca jamás se han soñado
y de trastos muy viejos.

Tú sigues callada, no hablas, estas en silencio 
si muevo yo algo a ti no te importa lo sigues acogiendo 
y no me criticas y nunca me dices; 
para qué es aquello y cuando yo busco, 
algo que no encuentro, siempre, siempre, siempre, 
está; donde yo lo dejo.

Mesa, mi mesa, es la mesa tan desordenada 
mesa de un relojero.

Cuantas horas paso junto a tu tablero, 
cuantas veces escribo sobre mi cuaderno, 
proyectos bonito que olvido y no recupero, 
los versos perdidos que nunca recuerdo, 
relatos soñados que muy pronto olvido 
entre las cuartillas de grandes cuaderno 
y tú mesa mía, sumisa, callada, siempre complacida, 
nunca en la vida me pones mal gesto.

Hoy de nuevo he vuelto a sentarme a mi mesa 
y he rememorado aquellos momentos. 
Aquellos en los que yo escribía sobre su tablero, 
momentos vividos, recuerdos y sueños 
y creo recordar que yo era feliz, 
feliz, como un niño con juguete nuevo. 

Hoy de nuevo me puse a pensar y pensar en serio 
y creo que soy feliz, muy feliz con los instrumento.

Espero que un día cuando tenga tiempo, 
dedicarte a ti mi mesa sumisa, ese buen momento. 
Espero dejarte ordenada y limpia como te mereces, 
todo en su sitio muy colocadito que parezca nuevo,
como se colocan piezas de ajedrez sobre el tablero.

Mesa mía, mesa; mesa de trabajo, de confidencias, de sueños... 
donde yo me siento cuando tengo tiempo. 

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

HOLA RODRI:
¡QUE TERNURA! ES SIMPLEMENTE PRECIOSO.
QUE MANERA TAN DELICADA, DE COMENTAR ALGO, QUE ES TAN TUYO Y PERSONAL COMO TU MESA DE TRABAJO.

POR FAVOR, DÉJALA ASÍ. PERO ENCUENTRA TODOS TUS SUEÑOS, TUS ILUSIONES Y NO DEJES QUE SE VUELVAN A PERDER.

UN GRAN ABRAZO DE TU AMIGA,
SOÑADORA DE SUEÑOS,

EVA