25 abr. 2012

ELEGÍA A UN BUEN AMIGO

LLANTO POR UN COMPAÑERO DE CAMINO
 
¿Cuántos caminos juntos hemos caminados?
¿Cuántas cimas juntos hemos hollado?
¿Cuántos secretos íntimos nos hemos contados?
¿Cuántas veces sin saberlo perdidos hemos estados?
Y siempre uno en el otro. Siempre, siempre; 
uno en el otro  hemos confiado.
Yo siempre confié en ti y tranquilo me encontraba 
aunque no viese ante mí camino alguno, 
ni sendero, ni trocha que ante mí se mostrara.
Siempre del laberinto del bosque me sacaste al camino 
y a casa juntos una y otra vez volvimos 
y dejamos en los montes, en los senderos, 
en las estrechas veredas, en los caminos olvidados.
Dejamos siempre escondidos; tiempo, 
alegrías y amigos y recuerdos añorados.
Más un día te cansaste y te pedí seriamente, 
que tú siguieses conmigo y al final 
tú aceptaste quedarte solo un ratito 
y comprendí buen amigo, 
que tú quisieses dejarme 
pues es mucho el stress al que te ves sometido.

No te preocupes amigo; vete tranquilo y en paz 
que conmigo has cumplido y nunca podré encontrar 
un compañero más fiel ni un amigo más leal.
Contigo se irán secretos que solo tú y yo conocimos 
y se olvidaran camino hace tiempo ya perdidos 
y nunca más, nunca más; por nadie reconocidos.
Yo seguiré caminando y recordando camino 
que un día, juntos tú y yo recorrimos 
y te seguiré añorando, pues no encontraré otro amigo, 
que el camino me enseñase, como tú me lo mostrase.

Alegrías muchas me distes y también algún que otro enfado, 
mas, solo puedo decirte, que hace poco que te fuiste
y ni un momento te he olvidado y mucho te he añorado.

Adiós amigo, compañero de camino 
donde quieras que tú estes, sigue mostrando caminos 
aquellos juntos hemos hollados buscando nuestros destinos,
y qué quizás solo ya sin ti; espero encontrar mi sitio.

No hay comentarios: