17 jun. 2013

MEDITERRÁNEO


 MI MAR

Guirnaldas con luces de nácar, 
adornos con brillos de plata, 
fulgores de perlas bailan sobre tus aguas, 
tus olas tranquilas su compas a pausan, 
de este mar en calma donde se entretienen 
las sencillas olas que van y que vienen.
Sobre el horizonte donde el sol se pierde 
se divisa a lo lejos, verdes sobre verdes, 
los montes floridos donde se entretienen 
lindas mariposas e infatigables obreras 
que van y que vienen hasta su colmena.

En lo más alto de esas montañas, 
que este mar retienen, el águila vuela, 
hay nieves perennes, riscos inaccesibles 
e imponentes peñones entre ellos 
juegan cual si niños fueran 
los vientos del Norte, Levante y Poniente.

Guirnaldas de perlas, radiantes fulgores, 
centelleos de nácar, son; esos tus colores. 
Matices de un mar que está calma 
donde se entretienen, 
la luna y las estrellas en noches silentes, 
el sol del Alba el espejo rompe 
no quiere que nadie a este mar exhorte.

Un barco de vela en el horizonte 
y una gaviota que grita impaciente 
al ver alejarse volando sus congéneres.

Las olas tranquilas sin más se detienen 
sobre el azul mar que va y que viene. 

Mar Mediterráneo, tú nunca despierte,
deja que yo juegue, 
con esas guirnaldas que tus olas tienen.
Y sobre tus aguas déjalas que sueñen, 
la luna, luceros, estrellas, galaxias fulgentes,
en las largas noches que el sol en ti se bañe
y en ti se sosiegue y él se enamore 
de tus claras aguas, de tu azul verde
de tus gaviotas, de tus lindos montes.

No hay comentarios: