3 jul. 2013

NO ME PREGUNTES...

 ... DE AMOR
No, no me preguntes de nuevo por algo 
que tú sabes más que yo.
No, no me preguntes tan solo, 
tan solo para herirme
para matar a mí pobre corazón.
Ayer por la tarde me decías que me amabas 
y yo, pobre enamorado mi corazón te entregaba
Feliz yo era, todo ante mí se abría a mi paso 
el horizonte se expandía, el sol lucia, 
la gente al verme me saludaba, la luz del día,
la puesta del sol, las nubes blancas,
yo feliz era y la alegría invadía mi alma, 
yo tan solo pensaba en ti mi amor, en ti mi amada, 
en ti mi luz del alba, mi clara amanecida,
luz del día que iluminaba mi vida.

Iluso de mí, el amor es ciego y yo lo ignoraba. 
Creí en ti y en el amor que me afirmabas 
y con ello, sólo, tan sólo conseguí que tú 
a mi corazón hirieras, lo engañaras.
Soñé contigo, soñé con tu voz, con tu cuerpo, 
con tu cara, soñé que tú a mi lado estabas, 
soñé que tú me besabas, soñé que me amabas 
y nunca pensé que tan solo era eso; un sueño 
y yo el pobre iluso, el pobre iluso aquel que soñaba.
Tú te reíste de mí, de mí en mi cara, 
te reíste de mí a mis espaldas, y yo tan solo,
tan solo te amaba y creía en ti, tan solo en ti yo, 
tenía puesta todas, todas mis esperanzas.
Aquella tarde la de mi desesperanza, 
aquella tarde que yo pasé por tu casa.
Yo mire como un poseso a través de tu ventana, 
tan solo yo quería  verte, verte sin que tú te enteraras. 
Mas lo que yo vi, mi corazón paralizaba, 
tú en brazos de otro hombre, ese hombre
que una y mil veces me dijiste que odiabas. 
Yo llamé a tu puerta y tú abriste y me miraste; extrañada, 
no podías creer que fuese yo el que ante ti estaba.
Te dije ¡Hola y adiós! Y te di la espalda, 
tú quisiste llamarme, mas tu boca no pronunció una sola palabra.

No me preguntes, por qué, 
porque se puede amar o odiar 
sin que tú puedas hacer nada.
Yo tan solo te puedo reprochar, 
que no fueses sincera conmigo, 
que tú no me desengañaras, 
yo se bien que nadie puede querer 
si su corazón no ama y su alma rechaza.
No me preguntes preguntas de amor 
que yo del amor no sé nada, de nada.

Mañana quizás yo te olvide, 
quizás yo te olvide mañana, 
pero hoy mi corazón sangra, sangra, sangra…

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

HOLA RODRI:
CUANDO ALGUIE NO NOS AMA, ES POR QUE NO MERECE SER AMADO POR NOSOTROS.
MUY HERMOSA, ESTA POESÍA,
COMO TODO LO QUE TU ESCRIBES, ME FASCINA.
COMO SIEMPRE LEERTE, ES VIAJAR, POR UN MUNDO DE ILUSIONES, DE VIVENCIAS,DE TERNURA, DE ENTREGA, DE SUEÑOS. ES UNA MUY GRATA Y LINDA EXPERIENCIA.
UN GRAN ABRAZO, DE TU AMIGA, EVA