27 sept. 2013

MOMENTOS



MOMENTOS DE SILENCIO

Hace tiempo no escribo, que estoy en silencio,

el árbol está herido, el pájaro muerto,

no cantan en mis ramas desnudas,

ya no cantan los lindos jilgueros,

ni tampoco yo, como hacia antaño

suavizo los vientos.

Las nubes que ayer mojaban mi cuerpo,

hoy pasan de largo muy lejos, muy lejos

no miran al huerto donde yago caído y seco,

donde poco a poco yo me estoy muriendo.

Hoy estoy llorando, gimo y me lamento

de encontrarme solo, solo y en silencio.

Tal vez de nuevo mañana cuando cambie el tiempo,

nuevas primaveras, inviernos se fueron,

de nuevo en mis ramas habrá brotes nuevos

y aves canoras colgaran sus nidos en los tallos nuevos.

Quizás a mis ramas mañana vuelvan los jilgueros

y entre mi ramaje píen sus polluelos

llamando a sus padres para que les traigan el rico sustento.

La brisa fresca del verano eterno

envuelva mis ramas con olores tiernos

de fresca albahacas de recios romeros,

de dulce madreselva del duro cantueso

y el viento del norte en el frío invierno

cruce entre mis ramas desnudas

y ulule de nuevo mientras yo suavizo su ímpetu fiero.

Eso quizás sea mañana, pues hoy yo me encuentro

en mustia agonía, perpetuo silencio,

casi olvidado en este rincón de mi amado huerto.

Quizás cuando pase el tiempo,

quizás habrá en mis ramas suaves renuevos,

quizás habrá otros pájaros con otros polluelos,

y vuelvan otras nuevas primaveras con nuevos momentos.

Pero eso quizás será en otros tiempos.


No hay comentarios: