15 oct. 2013

ESTAMPAS DE OTOÑO

OTOÑO

Esta mañana el graznar de las grajas me despertaron, 
el viento del norte llamaba a mi ventana, 
la lluvia golpeaba en los cristales tersos 
que cubren los vanos de las ventanas de mi casa.
Esta mañana me costó levantarme, 
el frío del ambiente a mí se me agarraba 
y el dulce y cálido abrazo de las sabanas 
me hacía permanecer dentro mi cama.

Tú ya te habías levantado, 
aun se olía tu aroma en la cama 
y te oía faenar alegremente 
de una estancia a otra de la casa.
El olor a café inundaba las estancias, 
me levante lentamente, me acerque a ti, 
estabas tú de espalda, te abrace por tu talle 
y te bese en la boca, en tus cabellos y en tu cara.

La lluvia impenitente seguía golpeando 
en la ventana.

Salí a la calle, la gente corría 
y de la lluvia se guardaban, 
los parques vacíos, 
los niños en ellos no jugaban, 
un perro vagabundo por la calle deambulaba, 
meando en cada esquina, 
en cada farola él, su territorio marcaba.

Las canales lloraban frías y húmedas lágrimas, 
el viento del norte con su voz ululaba, 
las hojas del roble caían en la acera 
y desnuda quedaban del roble ya sus ramas.

Otoño melancólico y frio, 
otoño que anuncia que se acercan 
las noches frías, oscuras, silenciosas, 
melancólicas y largas. 
Otoños que dejan las alamedas, 
desnudas, despobladas, 
mostrando en sus ramas ya desnudas 
los nidos que escondieron ayer mañana, 
jilgueros que alegraron con sus trinos 
las tardes calurosa y las frescas mañanas. 
Y en los troncos desnudos de los álamos 
se ven las viejas marcas que dejaron 
parejas de jóvenes enamorados 
cuando por la alameda del brazo paseaban.

Otoño que trae siempre consigo, 
las brumas a los valles, las nubes a las montañas, 
los cambios de colores en los bosques, 
los tonos pardos a prados y besanas, 
el barro a los senderos, la lluvia a las mañanas, 
los graznidos de cuervos y de grajas 
y mañana cuando nos despertemos 
oiremos cruzar el cielo azul las grullas 
en hileras bien formadas.

Otoño melancólico, otoño nostálgico que llega, 
que trae tristeza y melancolía a nuestros corazones 
y nuestras almas.

No hay comentarios: