2 nov. 2013

A DOS PERSONAS MUY QUERIDAS

ELLOS FUERON CREADORES DE VIDA

Por la calle caminan muy cabizbajos,
como no queriendo al frente mirar,
caminan en silencio van ensimismados, 
el ruido de mundo no los deja hablar.

Sus figuras curvas las sombras reflejan      
sobre el negro asfalto se van a estrellar,         
son sombras pequeñas, sombras encorvadas,
son sombras añejas que nunca quisieron
dejarse subyugar.

Sombras en las calles hijas de las luces
del frío neón,           
de escaparates de bares y tiendas          
que la gran ciudad de luz inundó.
Sus cuerpos encorvados bajo el peso
de los duros años de lucha y ardor.
Sus rostros son copias de aquellas aradas,
que en esos campo, ellos escribieron con tanto sudor.
Las rejas del tiempo abrieron en sus caras
surcos tan profundos de desilusión,
de muchas miserias, muchos sufrimientos,
pocas alegrías y mucho dolor.

Piernas arqueadas por la posición,
de los muchos años que ellas cabalgaron,     
el bravo corcel que la limpia reja
en la tierra estéril un día ensilló.
Manos atrofiadas por la gran firmeza
y mucha presión, que surco a surco
besana a besana sobre la mancera
haciendo presión, de mangos de hoces,
de hachas, de toscas piquetas, 
y sobre la esteva que rige el timón.

Sus cuerpos encorvados de estar agachados
con la corva hoz cortando las mieses
pan de muchos días y de ajenas mesas
que ellos padecieron de sol hasta sol.
Desde las penumbras de amanecidas 
hasta la penumbra de ocasos de sol.

Nobleza transmiten sus rostros cansados
y muy requemados por lluvia, por viento,
por frío y por sol.
Rostros ennoblecidos, rostros venerados
por cielos y tierras, por luna y estrellas, 
por vientos, por lluvias y por el rey sol.

Como se protegen el uno al otro
con esas miradas de cooperación,
miradas tan limpias en las que hay amor, 
cariño y ternura y mucho dulzor,
también amargura que llevan muy dentro 
de su corazón.

Nunca hallaras en ellos mirada alguna             
de envidia, de odio, de enojo y rencor.
Solo hay en ellos ganas de vivir la vida,           
de ser muy felices conociendo el mundo
desde su rincón.

Mucho trabajasteis por estos vuestros hijos
frutos del amor,
disfrutar ahora de todo su cariño,      
todos sus cuidados y todo su amor.

Sois para ellos el perfecto espejo
de su proceder ante el mundo, la vida y Dios.

No hay comentarios: